Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“El clamor popular ha hecho rectificar a Educación con la Laboral”, afirma la oposición

Ciudadanos y PP cargan contra la consejera Lydia Espina por su "sectarismo" y “provocación deliberada”

La consejera de Educación, Lydia Espina, junto a la alcaldesa, Ana González, el día del derrumbe en el San Vicente.

La solución al problema del colegio San Vicente, cuyos alumnos se integrarán en el colegio Patronato San José, no acalla las críticas que desde los grupos políticos llegan contra la consejería de Educación que lidera Lydia Espina, a la que tildan de “sectaria” tras haber ofrecido el arrendamiento de la Universidad Laboral al colegio San Vicente. El presidente del PP de Gijón y diputado regional, Pablo González, calificó ayer la oferta como un capítulo más de la “provocación deliberada” a la comunidad educativa por parte del gobierno regional. En su opinión “es obligación del Principado de Asturias dar solución a los niños y tiene que dejarse de diferenciar entre pública o concertada; la responsabilidad es de la Consejería de Educación y nos parece una vergüenza que estemos en estas divisiones, en estos conflictos sociales, en estas polémicas exclusivamente para dividir por ideología”.

Por otro lado, también llegan críticas desde el grupo municipal de Ciudadanos. “La exigencia del pago de un alquiler no sólo ensuciaba el nombre de la Consejería, sino el de la Laboral, que siempre se ha distinguido por ponerse a disposición de cuantos colectivos educativos lo necesitasen en estos tiempos tan aciagos”, pronunció por su parte la edil de Ciudadanos Ana Isabel Menéndez, para quien la actuación de Lydia Espina ha sido “vergonzosa y sectaria”. “Cometió un error queriendo marcar distancias con los concertados. No era el momento ni el lugar y el clamor popular les ha obligado a rectificar”, criticó Menéndez.

El pasado martes se reunieron de forma telemática representantes de la consejería de Educación, con Lydia Espina presente, Ayuntamiento de Gijón y representantes de la dirección del colegio y Educere, la entidad que gestiona el colegio San Vicente. Fue Espina quien ofreció como solución para el realojo de los alumnos utilizar aulas de la Universidad Laboral, pero pagando un alquiler. Esta opción fue rechazada por la dirección del centro, que siempre defendió la idoneidad de encontrar una ubicación que permitiese tener a todos los alumnos juntos. El Patronato San José fue su planteamiento que, al final, es el que se llevará a cabo.

Compartir el artículo

stats