Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El falso enfermero que se coló en el Hospital Begoña a trabajar, condenado en Zaragoza

El procesado aceptó cuatro años de cárcel por hurto, estafa e intrusismo profesional

Detenido en Zaragoza un enfermero que ejerció en Gijón sin título solo para robar

Detenido en Zaragoza un enfermero que ejerció en Gijón sin título solo para robar Policía Nacional

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Detenido en Zaragoza un enfermero que ejerció en Gijón sin título solo para robar I. Peláez

El falso enfermero gallego de 28 años, Rubén I. V., que trabajó durante unas horas en el Hospital Begoña, ha sido condenado a cuatro años de cárcel en Zaragoza por llevar a cabo la misma práctica. Este individuo falsificó su currículum y ofreció un número de colegiación que tampoco se correspondía con su identidad para poder desempeñar funciones de enfermero en la clínica Montpellier de Zaragoza y en la residencia Vitalia. Su objetivo no era otro que aprovechar su estancia en los centros sanitarios para robar objetos de valor a los pacientes y residentes. Actuó del 23 de noviembre de 2020 al 26 de enero de 2021 en Zaragoza.

Con esos documentos, y el currículum con todos los sitios en los que estuvo, acudió a varios hospitales españoles, “aprovechando la carencia manifiesta y pública de personal sanitario cualificado debido a la situación de precariedad originada por la pandemia sanitaria”, describen los agentes del grupo de Policía Judicial que investigó los hechos y que le detuvo el 26 de enero del pasado año, a las 7.45 horas, cuando salía de trabajar en el turno de noche en la clínica Montpellier, en Zaragoza.

Este joven accedió a llegar a un acuerdo con la acusación de cuatro años de cárcel por los delitos de hurto, estafa e intrusismo profesional. En el Begoña se dieron cuenta de que el número de colegiado que dio, de Barcelona, pertenecía a una mujer, y apenas estuvo unas horas en el centro. “Siempre se exigen los originales, así que insistimos y acabó pillándose la baja. Nos pusimos en contacto con el Colegio de Enfermería de Barcelona y nos dijo que su número de colegiado pertenecía a una chica”, explicaron entonces desde la jefatura del centro hospitalario de Gijón, que también se puso en contacto con la supuesta universidad de su enfermero, en La Coruña, donde también negaron conocer al varón. “Inmediatamente después ya pusimos la denuncia”, aclaran desde el Begoña.

Compartir el artículo

stats