Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buscan en Gijón a un hombre que atracó un banco "armado" con un papel

La Policía trata de localizar a un individuo que entró a una sucursal de la avenida Gaspar Gacía Laviana y entregó una nota a una empleada que decía: “Entrégame todo el dinero”

Vista aérea de la avenida de Gaspar García Laviana. MARCOS LEON

En la comisaría de El Natahoyo tienen abierta una investigación desde el pasado viernes para tratar de localizar a un hombre que trató de atracar una sucursal bancaria del barrio de Pumarín “armado” con una nota de papel manuscrita. Este hombre, que se fue de la escena a la carrera, se presentó a primera hora en el banco y entregó un papel a una de las trabajadoras en la que estaba escrito: “Entrégame todo el dinero”. Como no logró su objetivo, y ante el temor de que llegase la Policía, huyó sin su botín.

Este curioso “modus operandi” lo puso en práctica el sospechoso al que busca la Policía Nacional el pasado viernes en una oficina bancaria de la avenida de Gaspar García Laviana. A las nueve de la mañana, cuando hacía poco que habían abierto la sucursal, se personó en el lugar un individuo de aspecto normal que se dirigió a una de las trabajadoras. Sin mediar palabra le entró una nota en la que solicitaba el dinero, una petición a la que la empleada, perpleja por lo ocurrido, se negó.

La trabajadora le invitó a marcharse, pues este hombre no llevaba arma alguna con la que pudiera amenazar a los presentes. Más allá del papel. Para conseguir que se fuera, además, le indicó que ya había accionado el botón de aviso a la Policía Nacional y que en cuestión de segundos llegarían varios agentes uniformados para detenerlo. Ante ese temor, el atracador decidió abandonar la sucursal sin causar problema alguno. No obstante, los investigadores quieren dar con este hombre para esclarecer qué motivó su acción y evitar que vuelva a actuar mejor equipado que en su primer intento.

Esta peculiar forma de atraco no es la primera vez que ocurre en la ciudad. En noviembre de 2019 una mujer de unos sesenta años también entró a una sucursal de la calle Decano Prendes Pando, en el barrio de Laviada, con una nota en la que también solicitaba que le dieran todo el dinero o que de lo contrario “la cosa se iba a poner peor”. En aquella ocasión llegaron los agentes y se entrevistaron con la mujer, que no opuso resistencia y explicó que atravesaba un momento económico difícil.

Compartir el artículo

stats