Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El auge de la polución obliga de nuevo a extremar el control del tráfico en el Oeste

Los registros son desfavorables en tres de las cuatro estaciones del entorno de La Calzada | Malos datos en la avenida de la Constitución

Control policial para rebajar la velocidad por la polución, en la avenida Príncipe de Asturias en dirección a La Calzada. Marcos León

La zona oeste de Gijón vuelve a estar en el nivel 1 (nivel de aviso) por un escenario de contaminación del aire con la consideración de desfavorable. A medianoche entraron en vigor de nuevo la prohibición del paso de camiones con graneles sólidos pulverulentos por la avenida del Príncipe de Asturias, la reducción de la velocidad del tráfico de 120 a 90 kilómetros en el acceso por la “Y”, la vigilancia del paso de tráfico pesado por toda la zona, la prohibición de quema de restos vegetales y la exigencia de riegos y barridos en las calles residenciales y los espacios portuarios e industriales de la zona. 

El protocolo de actuación en episodios de contaminación del aire en la zona oeste de Gijón –que afecta a Jove, El Lauredal, Veriña y parte de La Calzada y El Cerillero– lleva activado desde pasado día 19. Hasta el viernes en nivel 1 o de aviso, luego en nivel 0 o preventivo y desde hoy, otra vez en nivel 1. Solo hay un nivel más a decretar: el nivel 2 o de alarma. Además, en esta ocasión los malos datos van más allá de la zona oeste. También  hay problemas en la avenida de la Constitución, donde hay una estación de medición de tráfico cuyos malos resultados en PM 2,5 sitúan la calidad del aire entre regular y desfavorable.

En el caso de la zona oeste, que tiene protocolo propio de actuación, la concejalía de Medio Ambiente tomaba ayer por la mañana la decisión de activar el nivel 1 tras contabilizarse la superación –tanto de las partículas PM10 como de las PM 2,5– tres días consecutivos en la nueva estación fija del Lauredal y dos días en la de la avenida de la Argentina y la que la Arcelor Mittal tiene en Santa Cruz de Jove. Tres de las cuatro estaciones cuyos registros se tienen en cuenta en esta zona: la cuarta es la que EDP tiene en Jove. En el caso de las PM 10 se vieron registros de 95 tanto en Santa Cruz como en El Lauredal cuando la horquilla para activar el nivel 1 está entre 81 y 150 y para PM 2,5 el peor registro fue de 41 en Santa Cruz cuando la horquilla está entre 26 y 50. 

Menos dramáticas pero igual de preocupantes son las estadísticas en la avenida de la Constitución con PM10 entre 46 y 44 y PM2,5 en 25, a medio camino entre una situación regular y desfavorable. Esta estación también dio niveles altos a principios de mes. La Coordinadora Ecoloxista d´Asturies exigía ayer al Principado de Asturias que activara a nivel preventivo el protocolo de contaminación para toda la aglomeración de Gijón “tras cuatro días inmersos en otro episodio de contaminación”. Esta aglomeración afecta también a una parte de Carreño. El protocolo de la zona oeste lo puede activar el Ayuntamiento.

La activación del protocolo anticontaminación para la zona oeste incluye medidas especiales para el sector industrial que afectan a la veintena larga de firmas que se gestionan con una autorización ambiental integrada o como actividad potencialmente contaminadora de la atmósfera. Entre ellas Arcelor Mittal, la térmica de Aboño, la fábrica de cementos Tudela Veguín y las firmas que trabajan en el puerto de El Musel. Se les obliga a extremar las precauciones en la manipulación de graneles y regar viales y zonas de trabajo. A ello se une que los camiones con graneles deben llegar por Aboño, al estar prohibido su paso por Príncipe de Asturias.

Compartir el artículo

stats