Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa de distribución se interesa por comprar la antigua fábrica de Tenneco

El administrador concursal de Graham Corporate rechaza la dación en pago a NMR de dos de las tres fincas sobre las que está la factoría

Instalaciones de Vauste. ANGEL GONZALEZ

Una empresa asturiana de distribución se ha interesado por adquirir los terrenos de la antigua fábrica de Tenneco en el Alto de Pumarín, pertenecientes a Graham Corporate –nueva denominación de Vauste Spain–, sociedad que se encuentra en proceso de liquidación de sus activos dentro de un concurso de acreedores.

La empresa llegó a plantear hace tiempo la adquisición por 4 millones de euros por esos terrenos en los que pretende levantar sus propias instalaciones, pero aquella propuesta quedó en suspenso ante las incertidumbres sobre los posibles costes de descontaminación que pudieran tener los terrenos. El empresario sigue interesado, pero espera a que se despeje esa incógnita.

La existencia de ofertas para comprar las naves de la antigua fábrica de Tenneco es uno de los argumentos que ha esgrimido el administrador concursal de Graham Corporate para oponerse a la petición de DKTK Energy (nueva denominación de NMR Energía 1977) de que le entreguen, a modo de dación en pago, dos de las tres parcelas sobre las que se asienta la fábrica, hipotecadas a favor de la sociedad del grupo NMR por 2,22 millones de euros y que suman 7031,46 metros cuadrados. La tercera finca sobre la que se asienta la nave, de 3.936,80 metros cuadrados, está hipotecada a favor de la Seguridad Social en cerca de un millón de euros.

El Principado de Asturias ha ordenado el tratamiento de los residuos que se encuentran depositados dentro de unas instalaciones en las que entre otras actividades se realizaban trabajos de cromado y de pintura, que también almacena ácido sulfúrico, sosa cáustica y otros compuestos químicos. La retirada de los productos depositados en cubas o en bidones será relativamente sencilla. Otra cuestión son las posibles filtraciones de contaminación que se hayan producido al suelo a lo largo de los años, que de existir requerirían de una limpieza más costosa.

El juzgado de lo mercantil de Gijón está teniendo dificultades para conseguir que los últimos responsables de la empresa quebrada les entreguen documentación medioambiental que ha solicitado el Principado.

Además de contar con ofertas superiores a los 2,22 millones de euros de la hipoteca que se cancelaría con la dación en pago de dos de las naves de la antigua Tenneco a NMR Energía 1977, el administrador concursal de Graham Corporate también pone otras pegas a esa petición. Una de ellas es que esas dos naves fueron tasadas en enero de 2020 por la firma Gesvalt en 4,06 millones de euros, por lo que considera que ante una eventual dación en pago, NMR 1977 debería de pagar la diferencia entre la carga hipotecaria que se cancelaría y el valor de mercado de las fincas, esto es, alrededor de 1,8 millones de euros. Pese a ello, se trata de una opción sobre la que también ve incertidumbres el administrador concursal dado que otra empresa del grupo NMR, Natural Mining Resources 1926 está en concurso de acreedores, con lo que si NMR Energía 1977 aceptar pagar los 1,8 millones de euros de diferencia entre su hipoteca y el valor de las naves, y luego entrara en concurso, esa operación podría ser rescindida, teniendo que devolverle el dinero.

El administrador concursal de Graham Corporate también hace referencia a que dentro de las naves que ahora pide NMR 1977 existen otros activos y documentación y a que DKTK Energy podría en un futuro solicitar la dación en pago si no se logra vender las naves en subasta o directamente.

Compartir el artículo

stats