Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta a clase de los sénior en la UNED: "Nos hacía mucha falta"

El centro asociado, con sede en Gijón, retoma su programa para mayores, suspendido por seguridad al inicio de la pandemia

Por la izquierda, Victoria Cerdeira, José Álvarez, Dolores Lavilla, Cristina Ordieres, Ricardo Fuertes y Carmen González, en la sede de la UNED. Marcos León

La “vuelta a clase” de los mayores. El centro asociado de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) en Asturias, con sede en Gijón, retomó ayer su programa sénior: un plan de estudios para mayores de 55 años que creen, sobre todas las cosas, en el conocimiento. Las clases se habían suspendido en febrero de 2020, ya antes del confinamiento domiciliario estricto, y no se retomaron hasta ayer. “Nos hacía falta volver, esto es mucho más que estudiar”, afirman los alumnos.

Lo dice Carmen González Sánchez, estudiante ya veterana. “Empecé hace diez años, con informática. Luego me inscribí en otros cursos y me ofrecí a ayudar a los profesores por si necesitaban hacer fotocopias o algo. Soy como una delegada, aunque no salí elegida”, bromea. Llega un compañero, Ricardo Fuertes. “Cuando entro en esta sala, a veces, siento nervios en el estómago”, apunta con una sonrisa. La sala de exámenes de la UNED. Fuertes cursó en la universidad a distancia la licenciatura de Derecho, recogió su diploma a mediados de los 2000. “Y luego seguí formándome, pero ya en la UNED-Sénior. Fue un chasco cuando la tuvieron que cerrar por la pandemia”, apuntó.

“Una decisión difícil, sin duda”, matizó el director de UNED-Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato. Explicó que “cuando decidimos suspender la programación de 2020, aún no se había decretado el confinamiento. Pero entendimos que se trataba de una población de riesgo, se devolvieron las matrículas y esperamos a volver”.

Una espera que se ha hecho larga, sobre todo para el alumnado. “Era necesario suspenderlo, está claro, pero estaba deseando volver. Lo que más me gusta es aprender, escuchar, dialogar”, explica Dolores Lavilla Río, que empezó en UNED-Sénior hace cinco años. En otro pupitre, justo detrás, está José Álvarez: “Es la primera vez que vengo. Me he matriculado en todo, me parecía muy interesante. Además, con el tema de la pandemia aparqué mis estudios en Sociología en la UNED y quizás lo retome el próximo curso”. Importante información aquí. La oferta académica universitaria de la UNED incluye grados y master, con itinerarios y titulaciones oficiales. La oferta para UNED-sénior son cursos con contenidos que “trata todas las temáticas, intereses y preocupaciones de los mayores con el fin de mejorar su calidad de vida”. “Aprender a lo largo de la vida e intercambiar los conocimientos adquiridos, al igual que las experiencias, es otro de los objetivos de estas enseñanzas”, explican desde la institución académica.

Este cuatrimestre se ofertan cuatro asignaturas: “Deseo, miedo y poder: las cancelaciones de la Filosofía”, “Vivaldi. Gloria y tragedia”, “El mundo actual. Desde el fin de la II Guerra Mundial hasta 2011” y “Con-ciencia criminal”. Hay más de un centenar de alumnos, con un límite de 45 por asignatura, algunas tienen lista de espera.

“Yo vuelvo con todo”, apuntó la alumna Dolores Nosti. Se ha matriculado a todas las asignaturas. María Fernández Rivero, que lleva diez años, también hará un pleno este cuatrimestre. Victoria Cerdeira tiene los próximos meses un poco justos de tiempo, aún así no ha renunciado a la vuelta a UNED-Sénior: “Yo solo vendré a la de Filosofía, estoy algo atareada este cuatrimestre. Aún así, mientras se pueda, ¿quién renuncia a aprender por placer?”.

Cristina Ordieres, desde luego, no. “Tengo 58 años, empecé hace tres por probar. Cuando paramos por la pandemia me sentí decepcionada. Estaba deseando volver”. Tuvieron una bienvenida calurosa, en la que participaron Menéndez Mato y Remedios Zapico, esta última responsable del programa Sénior en la UNED. “Habéis hecho de este programa un lugar de encuentro, es como volver a casa”, apuntó.

Más que unas clases. Antes de la pandemia, organizaban visitas. La última, al Congreso de los Diputados. “Esperamos volver a la total normalidad lo antes posible”, coincidieron. De momento, ya han vuelto al pupitre. La primera lección ayer, de Filosofía, corrió a cargo del profesor Xandru Fernández.

Compartir el artículo

stats