Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El administrador de Vauste pide embargar a Quantum por 10,5 millones que se quedó

“Estoy con los trabajadores; deseo que se depuren todas las responsabilidades, caiga quien caiga”, defiende Adrián Barbón

Nave de Graham Corporate (Vauste) en el Alto de Pumarín. | Ángel González

El administrador concursal de Vauste Spain (empresa que compró la fábrica de Tenneco en el Alto de Pumarín, que ahora se denomina Graham Corporate), ha solicitado al juez que embargue de manera preventiva por 10,5 millones de euros los bienes del fondo de inversión alemán que en 2016 compró la fábrica a Tenneco, Quantum Capital Partners, por haberse quedado esa cantidad, que la multinacional estadounidense le había entregado para acometer inversiones en la fábrica gijonesa. Vauste está ahora en proceso de liquidación, tras haber despedido a toda la plantilla.

El administrador concursal también pide que el embargo preventivo afecte al directivo de Quantum que considera que actuó como administrador de hecho de Vauste hasta su venta en 2019 al grupo DSA, y que se embargue también la sociedad instrumental a través de la que Quantum tenía las acciones de Vauste, de la que nunca llegó a salir el dinero que le entregó Tenneco.

El profesional al que el juez encargó gestionar el concurso y ahora la liquidación de Vauste, justifica su petición de adoptar medidas cautelares debido a que “parece ser práctica habitual de Quantum Capital Partners la creación de sociedades vehículo para la adquisición de empresas por lo que resulta previsible que de no acordarse la medida cautelar se pueda ‘distraer el dinero’ frustrando así una eventual ejecución de sentencia condenatoria”. Esos 10,5 millones de euros no figuraron nunca en la contabilidad de Vauste, que supuestamente tampoco informó de su existencia a DSA Group al venderle la empresa.

Tenneco había entregado esa suma a Quantum para que la invirtiera en el plazo de tres años en Vauste. No lo hizo, ocultando incluso su existencia cuando la empresa estaba ya en momentos muy delicados a partir de 2019. Además de las responsabilidades que pide en España, el administrador concursal, con autorización del juez, ha contratado un bufete de abogados en Alemania para querellarse contra Quantum.

En lugar de eso recurrió a financiación externa, costosa para la empresa, consistente en un crédito del Banco Sabadell por 2 millones de euros y a 2,3 millones de un préstamo Reindus del Ministerio de Industria, principalmente para poner en marcha su planta de fabricación por inyección de magnesio en el polígono de Roces.

El administrador concursal no sólo pide que se exija la devolución de esos 10,5 millones de euros a Quantum Capital Partners, su empresa instrumental y su directivo, sino también los 550.000 euros que cobró a Vauste en concepto de “honorarios de gestión”, algo especialmente llamativo para el administrador designado por el juez.

Los 11.050.000 euros que plantea recuperar de Quantum Capital Partners no son los únicos que reclama el administrador concursal. También plantea que se condene al último administrador único de Vauste, colocado por DSA Group, se le condene a pagar 824.117,27 euros al considerar que agravó en esa cantidad la situación de insolvencia de la compañía. El motivo, según el administrador concursal es que ese directivo no habría solicitado a tiempo la liquidación, generando más deudas a la empresa; ordenó no contabilizar facturas y además no dispuso de 1,4 de los 3,5 millones de euros del crédito que concedió a Vauste NMR Energía 1977, hipotecando a cambio la nave.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, se pronunció ayer sobre el informe del administrador concursal: “Si en su análisis de la situación llega a esa conclusión no puedo más que respetarlo, valorarlo reconocerlo. Y en esta situación siempre me pongo en el lugar de los trabajadores. Desde luego que deseo que se depuren todas las responsabilidades, caiga quien caiga. Esto es así”.

Compartir el artículo

stats