“No somos cuatro tontas que salimos a gritar una vez al año. Somos mujeres que reivindicamos todos los días, una igualdad que aún no existe”. Es palabra de Caterina Vázquez, estudiante de la Escuela de Arte Dramático de Asturias (ESAD). Una de las mujeres que ayer al mediodía se dieron cita en la plaza Mayor para la conmemoración del Día Internacional de la Mujer (8-M).

¿Lo más urgente? Desde el Conseyu de la Mocedá, Aridane Cuevas lo tiene claro: “Terminar con la lacra de la violencia de género”. Y con otras violencias que atentan contra la mujer: como la brecha salarial. “No solo lo referente a los sueldos, sino también a las reducciones de jornadas y otras medidas que abordamos para la conciliación”, indicó.

61

Gijón, teñido de morado por el 8-M

Los cuidados es el tema central sobre el que versó esta edición la conmemoración institucional del Día Internacional de las Mujeres. Apuntó la alcaldesa, Ana González, que no es baladí este asunto: “A los hombres se les presenta como personas independientes y por eso actúan en todos los ámbitos de la vida pública. Pero lo cierto es que, detrás de esos hombres, suele haber una mujer cuidadora e invisibilizada”. “Se ha avanzado”, reconoció, pero no lo suficiente: “Por eso queremos seguir poniendo en valor el cuidado, también desde el punto de vista laboral, y urgir la corresponsabilidad”. La vocalía de mujeres de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) no podía faltar. Su responsable, Charo Blanco, destacó que “hay logros conseguidos sobre el papel y no en la realidad”. “Queremos hacernos oír, reivindicarnos”, aseveró. “Y estamos contentas porque hay hombres que también están aquí apoyándonos”, concluyó.