Con pena y muchos recuerdos, el Patio de la Favorita, el popular negocio hostelero del paseo de San Lorenzo, en Gijón, puso fin ayer a quince años de actividad con una gran fiesta a la que acudieron decenas de personas. Todos arroparon a Alfredo y Eduardo García, que vieron cumplido con el Patio de la Favorita su sueño de abrir un local con vistas al mar en el que poder tomarse una copa y escuchar música en directo. “El último baile” fue como los dos hermanos invitaron a la última cita en el local. Alfredo y Eduardo García ya están trabajando en nuevos proyectos, con la satisfacción de los buenos años vividos en el Patio de la Favorita.