Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La unidad de convalecencia de la Residencia Mixta no puede abrirse

Fuentes de la plantilla aseguran que las instalaciones carecen de licencia | Podemos exige una reforma “estructural” del inmueble

Por la izquierda, Elena Gutiérrez, Sofía Castañón, Alejandra Tejón, Olaya Suárez, Melania Álvarez y Victoria García.

Polémica en la Residencia Mixta de Gijón. La Corriente Sindical de Izquierdas (CSI), atendiendo a reclamaciones de una parte de la plantilla, ha denunciado formalmente que la unidad de convalecencia del centro no puede abrirse. Según su versión, las instalaciones de la propia residencia “carecen de licencia de apertura” y, por lo tanto, no pueden recibir pacientes. Fue inaugurada oficialmente hace dos meses y aún no ha entrado en servicio. “Está denunciado”, reiteraron desde la CSI. También Podemos Asturies ha hecho una reivindicación: exigen una reforma estructural para “garantizar el derecho de ser atendidos” a todos los usuarios, apuntó la coordinadora autonómica y diputada en el Congreso, Sofía Castañón. Las goteras y otros daños estructurales impiden ocupar un área de la décima planta, con once plazas, desde hace tres años.

La responsable de Podemos Asturies acudió ayer a una visita por las instalaciones. Estuvo acompañada por la secretaria de Sociedad Civil, Olaya Suárez, la líder de Podemos Xixón, Alejandra Tejón, y la representante de la sección sindical de la CSI, Elena Gutiérrez. Además de la directora de la residencia, Victoria García, y la Consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez. Esta última realizó el recorrido, pero evitó hacer declaraciones a los medios de comunicación.

“Los desperfectos que presenta el inmueble son de índole estructural. A los daños visibles en la fachada, se suma que en la planta décima hay muchos desperfectos y humedades”, apuntó la responsable de Podemos Asturies. Y añadió que es necesario “más personal” para “que todas las usuarios y usuarias puedan reincoporarse al servicio cuanto antes, tanto en la zona de día como para que puedan hacer uso del módulo de convalecencia”.

No es solo la falta de personal lo que impide que este último servicio funcione a pleno rendimiento. “Está denunciado porque en esta residencia ocurre lo que ya ocurrió en otras, como la de Moreda (Aller). Carece de licencia de apertura y, por lo tanto, no es posible la instalación de nuevos servicios ni la apertura de nuevos equipamientos”, detallaron fuentes de la plantilla a este diario. Un extremo que ya habían puesto en conocimiento “por las buenas” de las administraciones, tanto del Ayuntamiento como del Principado. “Nunca se nos hizo caso y tuvimos que llegar a denunciaron”, reiteraron ayer tras la visita.

Más allá de lo administrativo, la obra civil no será baladí. “Se necesita una renovación integral de muchos de sus espacios para garantizar el derecho de todas las personas a ser cuidadas y hacerlo desde los servicios públicos”, apuntó Castañón. Y añadió: “Y ahí, desde el Ministerio de Derechos Sociales, se está haciendo una labor coordinada con la Consejería”. Sofía Castañón destacó que “el Ministerio ha hecho una inversión importante en los últimos dos años, que ha aumentado en un 108 por ciento”. Esto, apuntó, “ha permitido que descienda la lista de espera de las personas usuarias de este tipo de centros”. El objetivo, no obstante, es una lista de espera a cero: “Pero lo que tenemos que conseguir, es que todas las personas que tiene estas necesidades las vean cubiertas porque de lo que se trata es de garantizar un derecho”.

Y así lo ve la sociedad en su consenso. Según la responsable de Podemos: “Las obras de la Residencia Mixta de Gijón cuentan con un enorme consenso. Tanto del personal como de las usuarias y de la propia Consejería, como hemos sabido en esta visita”, concluyó.

Compartir el artículo

stats