Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Lorenzo despide a los perros entre lamentos: los dueños quieren ampliar el período de permisos

“Deberían alargar un poco más el tiempo de acceso para animales a la playa”, dicen los propietarios en el último día de permiso

5

Los perros se van de San Lorenzo para dejar paso a la temporada de baños JUAN PLAZA

Adiós a los perros en San Lorenzo hasta el otoño. A partir de hoy, 1 de mayo, y hasta el próximo 30 de septiembre, la entrada de mascotas en el gran arenal gijonés queda terminantemente prohibida. Aunque los dueños sí podrán seguir paseando a sus mascotas por la playa de El Rinconín, donde el acceso está autorizado durante todo el año. En el resto de las playas del concejo –Poniente, El Arbeyal, Los Mayanes, Peñarrubia, Serín, La Cagonera y Estaño– nunca está permitida la entrada de canes. Por su parte, en San Lorenzo tan solo pueden hacerlo entre las escaleras dos y ocho durante los siete meses fijados. “Deberían alargar un poco más ese período. En mayo, apenas hay bañistas y la convivencia con ellos sería fácil”, asegura la mayoría de los dueños.

Y es que la prohibición provoca un descontento generalizado entre los propietarios que pasean a sus perros por el arenal de San Lorenzo de forma rutinaria. “La verdad es que podrían empezar el 1 de junio y terminar a principios de septiembre. Debido al clima asturiano, es complicado ver a gente en la playa, tanto en mayo como hasta finales de septiembre”, asegura el gijonés Luis Mejido, quien ayer aprovechó las últimas horas de permiso para pasear a “Jordan”, “Pecas” y “Kaia” a los pies de La Escalerona. Fue uno de los numerosos dueños que optó por adentrarse en el arenal junto a sus mascotas. Lo hizo en compañía de su pareja, Julia Magdaleno, quien asegura que a los tres canes les encanta jugar en la gran playa de la ciudad: “Es pisar la arena y no paran de rebozarse. Solo hay que verles las caras de felicidad”.

Otra que deberá cambiar la rutina de soltar a su perra “Luna” por San Lorenzo es Nuria Castaño. La gijonesa acude al arenal a diario junto a su mascota. “Hay muy buena visibilidad, pueden estar sueltos sin peligro y además es un espacio cerrado en el que están más o menos controlados”, asegura. Sin embargo, a su pesar, tendrá que cambiar de ubicación. “Ahora iremos a las zonas verdes del Cerro de Santa Catalina, pero no es lo mismo. A ella lo que realmente le gusta es la arena”, confiesa. En las mismas se encuentran Adrián Colado y Ángela Liceras, quienes acostumbran a pasea a “Phoebe” por San Lorenzo “siempre que la marea lo permite”. “En horas puntas es normal que no dejen entrar perros durante la temporada de baño, pero podrían dejar de nueve de la noche a ocho de la mañana”, sugieren estos usuarios. Una propuesta a la que se suma Luz Rodríguez, dueña de “Copo”: “En mayo y septiembre no hay casi gente y nos quitan la playa, no hay derecho”. “Vengo con él a diario porque es lo que más le gusta”, asegura la mujer.

Por su parte, Carmen Grau y Jaime Álvarez acostumbran a pasear a “Bimba” y “Lola” todos los domingos y algún que otro sábado. Hoy ya no podrán ir al arenal en compañía de sus dos mascotas, una de ellas sin patas delanteras y que usa unas ruedas para desplazarse. “La arena es el mejor terreno para las ruedas de ‘Lola’, mucho mejor que el asfalto o el césped”, apunta la dueña, quien asegura que dentro de la manada que se suele formar en San Lorenzo “ella es una más”. Al igual que Nuria Castaño, los dueños de “Bimba” y “Lola” irán al Cerro, “pero no es lo mismo”, admiten también. Isabel Tuñón también acude a menudo al arenal urbano con su perro “Siete”, nombrado así por el número de animales adoptados que lleva la gijonesa. “Es una pena marchar, pero también creo que nos darían más cancha si no hubiera tantas cacas en la playa y los dueños se comportaran de una forma más cívica”, sentencia.

Comienza la temporada de baños con 51 efectivos de Salvamento

Gijón inicia hoy la temporada de baños, que se prolongará hasta el próximo 30 de septiembre. El equipo de salvamento estará formado este verano por 51 efectivos para la seguridad de los bañistas. Inicialmente serán nueve socorristas, tres lancheros y dos oficiales los que peinen las playas de San Lorenzo, Poniente y El Arbeyal: lo harán los fines de semana y festivos, de 11.15 a 18.45 horas. Será a partir del 1 de junio cuando el equipo de salvamento ya funcione a jornada completa en los tres arenales: en San Lorenzo de 10.00 a 21.00 horas; y en Poniente y El Arbeyal de 12.00 a 20.00 horas. El 15 de junio se abrirá la temporada de baño en las playas rurales de Estaño y Peñarrubia, en un horario de 12.00 a 19.00 horas, y se completará el número de efectivos. El verano llama a la puerta en Gijón.

Compartir el artículo

stats