Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bañistas vuelven a chapotear tranquilos en Gijón

Los socorristas inician su campaña de vigilancia en los arenales gijoneses: “Ojalá sea un verano tranquilo”

Por la izquierda, los bañistas Iván Petrovich, Isabel Tena y Javier Santiago, ayer, entrando a bañarse a la playa de San Lorenzo | Marcos León

Con neopreno para espantar al frío y una boya de seguridad, la gijonesa Isabel Tena entraba ayer a mediodía en las todavía frías aguas de la playa gijonesa de San Lorenzo mirando de reojo a los socorristas: “Volver a verles ahí da mucha tranquilidad”. Ella, que intenta darse un chapuzón casi todos los días, está acostumbrada a hacerlo sin vigilancia, pero saber que desde ayer, iniciada la temporada de baños, San Lorenzo ya está protegida en festivos y fines de semana, le da “más seguridad”. Esta primera dotación, de 15 efectivos –subirá hasta los 51 en plena campaña de verano–, se desplegó también ayer por los arenales de Poniente y El Arenal: “Que este verano no haya sustos”.

Foto de familia del equipo de Salvamento, ayer, en San Lorenzo. | M. León

El agua, a juicio de los turistas, está “rematadamente fría”. “Aunque tenía pinta de estar aún más congelada”, se consoló Andrés Marcos, vallisoletano, que disfrutó de este puente festivo en compañía de su esposa, Pilar Rodríguez. La temperatura para ellos, eso sí, era lo suficientemente baja como para que ayer se atreviesen solo a mojarse un poco los pies. Lo mismo hicieron Irene López, Susana Cordero y Lorena Jiménez, de Guadalajara y de Palencia, que pasaron este fin de semana en la ciudad por la media maratón del sábado. “Estamos acostumbradas al frío, pero no está la cosa como para bañarse todavía”, reconocieron.

Por la izquierda, Susana Cordero, Irene López y Lorena Jiménez, ayer, paseando por el arenal. | Marcos León

Tena, que sí se metió en el agua hasta que dejó de hacer pie, se fue a San Lorenzo con Javier Santiago e Iván Petrovich, otros dos clásicos del arenal acostumbrados a pegarse chapuzones en pleno invierno. Y para ellos el agua está “cada vez mejor”. Calculan que a unos 14 grados: “No es para tanto”. Estos usuarios frecuentes, sin embargo, no acaban de ver con buenos ojos la propuesta que lanzaban ayer en este diario varios dueños de perros, que proponían que sus mascotas pudiesen bajar también a la playa durante el mes de mayo –desde ayer, al comenzar la temporada bañista, ya no pueden– entendiendo que hasta junio son todavía pocos los que se atreven a ponerse el bañador y que, por tanto, sus mascotas no resultarían molestas hasta entonces.

“Aquí somos unos cuantos los que nos bañamos todo el año, y ayer mismo, entre surfistas y bañistas, había bastante gente en el agua”, comentó Tena. “La temporada está bien como está, a partir de mayo el agua empieza a calentarse y cada vez se atreve más gente a entrar en el agua”, completó Javier Santiago, otro habitual en San Lorenzo durante todo el año.

A partir del 1 de junio el equipo de salvamento funcionará a jornada completa en los tres arenales, y el 15 de junio se abrirá la temporada en las playas de Estaño y Peñarrubia, lo que completará el número máximo de efectivos. “El objetivo siempre es el mismo: que sea un verano tranquilo”, reconoció Flor Palacio, jefa del Servicio de Salvamento de Playas , que recordó que el año pasado hubo que lamentar un único accidente, y no relacionado con la época de baños: el trágico hundimiento de una lancha a la altura de El Rinconín, en la que falleció un pescador.

Compartir el artículo

stats