Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran redada contra el tráfico de drogas en El Llano se salda con ocho detenidos

La Policía Nacional sorprendió a los implicados, que distribuían unos diez kilos de hachís al mes, con 40.000 euros y cuatro pistolas

Uno de los registros de la redada en la calle Joaquín Solís, el pasado miércoles.

Ocho personas vinculadas con el tráfico de drogas han sido detenidas en el marco de una gran operación en manos de la Policía Nacional ejecutada el pasado jueves, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. Los agentes realizaron varios registros en el entorno de las calles Joaquín Solís y La Paz, en un punto limítrofe de El Llano con El Coto y Ceares, donde están la residencia de uno de los acusados y uno de los bares donde se vendían las sustancias. Los vecinos de este entorno explicaron que la caída de este grupo “se veía venir” porque algunos residentes estaban “hartos” de un negocio que buena parte del barrio ya conocía.

Explica la Policía Nacional que los ocho implicados tienen entre 20 y 30 años y que cinco de ellos son españoles y los otros tres, de origen marroquí. Los agentes aseguran haber neutralizando dos puntos de venta de droga desde donde se suministraban sustancias a consumidores de El Llano, El Coto y Ceares. Aclara también la Policía Nacional que el Cuerpo empezó a recibir “informaciones anónimas” de la existencia de este grupo a inicios de año, en concreto en el interior de un bar de El Llano –y que según los vecinos es el de la calle La Paz, situado a la altura del número 30–, que generaba “malestar” en el vecindario “por la presencia continua de personas en ese local que no consumían en el interior y se quedaban en las inmediaciones” del mismo.

Las pesquisas policiales averiguaron que este grupo distribuía las sustancias desde dos locales, próximos entre sí, y que las personas que los regentaban establecían un primer contacto con los clientes y, después, les entregaban la mercancía encargada dentro del propio bar. “Los investigados procuraban no almacenar cantidades importantes de la sustancia ilegal en el bar para evitar que les fuera intervenida ante posibles inspecciones policiales”, aclaran los agentes.

“En el transcurso de la investigación”, ahonda la Policía Nacional, “se logró descubrir que los detenidos ocultaban la droga en un piso-almacén”. Se trata, según los residentes de la zona, del citado local de la calle Joaquín Solís, en concreto, uno ubicado a la altura del número 21. Desde este piso, la droga se trasladaba a otras dos viviendas, “todas en la zona de El Llano”, y allí se preparaban las dosis que después hacían llegar a los dos locales que las distribuían. “También se suministraban sustancias a menores de edad”, asegura la Policía, que asegura haber “desmantelado” por completo un punto de venta que distribuía “entre ocho y diez kilos de hachís mensuales”. Para ello, se registraron las tres viviendas y los dos locales, así como uno de los vehículos de los implicados. La redada se saldó con 5,5 kilos de hachís, 40.000 euros en efectivo y cuatro pistolas detonadoras.

Compartir el artículo

stats