Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así afectará la obra del túnel del metrotrén al entorno de la Laboral

Los expertos exigen tomar “todas las medidas necesarias” para preservar el complejo y ven posible el hallazgo de restos arqueológicos

La Universidad Laboral. MARCOS LEON

Las obras del túnel del metrotrén entre Viesques y el Hospital de Cabueñes “afectarán de manera directa” al entorno protegido de la Universidad Laboral. La opción elegida, que prevé construir los 2.650 metros de conducto subterráneo con pantallas y a cielo abierto, es la más barata de todas las posibles, pero es también que presenta un “mayor volumen” de movimientos de tierra y, por lo tanto, la que tiene “un mayor potencial” para afectar al complejo arquitectónico. Por ello, el estudio de impacto ambiental que acaba de sacar a información pública Adif advierte de que durante los trabajos, que durarán 26 meses, se deberán tomar “todas las medidas para preservar” las características especiales de La Laboral “evitando cualquier impacto o deterioro”. Y exige devolver al entorno su “fisionomía original” cuando finalice la actuación. El túnel también afectará al yacimiento del conjunto lítico de Viesques, por lo que se recomiendan controles arqueológicos ante la posible aparición de restos del Paleolítico.

Estos requerimientos figuran en el apéndice sobre patrimonio cultural del informe de impacto ambiental de la prolongación del túnel del metrotrén, elaborado para unos trabajos valorados en 202 millones de euros. El estudio sobre el patrimonio cultural y sus posibles afectaciones por la ampliación ferroviaria está redactado por la empresa madrileña Arquex. Estos expertos han analizado todo el entorno afectado por las obras para comprobar si había restos arqueológicos de valor apreciables a simple vista, además ver los posibles efectos sobre La Laboral.

El túnel del metrotrén pasa cerca del entorno de La Laboral con el tramo de falso túnel a cielo abierto y con el tramo entre pantallas bajo la avenida de la Pecuaria. El estudio señala que la ocupación temporal de la obra afecta de “manera directa” al entorno de protección del gran edificio, declarado Bien de Interés Cultural en 2016. El estudio incide en que se debe de evitar cualquier daño a la obra de Luis Moya y a su entorno. Y que este, una vez finalicen las obras, deberá volver a su estado actual. Advierte también de que cualquier intervención requiere la autorización del Principado, el titular del edificio.

Arquex analizó durante meses los terrenos afectados por las obras del metrotrén para comprobar si había restos arqueológicos de valor apreciables a simple vista. En julio del año pasado, cotejaron cinco áreas diferentes comprendidas desde el noreste de La Laboral hasta la cara norte del edificio polivalente de la Escuela Politécnica de Ingeniería. Los investigadores transitaron por lugares claramente urbanizados, como la avenida de La Pecuaria, pero también por fincas sin construir. Remarcan que, no obstante, estas se encuentran muy influenciadas por los diferentes procesos de urbanización que ha habido en Cabueñes. En ninguna de las áreas encontraron restos de valor.

Estos análisis se justifican en que en este lugar está el yacimiento del conjunto lítico de Viesques. Este conjunto está dividido en dos zonas. La primera está comprendida entre los márgenes de los arroyos Peñafrancia y San Miguel. En ese punto se hallaron en la década de los noventa en la construcción del campus universitario restos de industrias líticas (herramientas de piedra). La segunda zona está al suroeste y, cuando se construyó la ronda de Gijón, también aparecieron materiales. Que a simple vista no se localizaran más restos no significa que no puedan aparecer más al hacer el nuevo túnel. De ahí que se pidan controles arqueológicos, que debe autorizar el Principado. El estudio descarta que los trabajos afecten al Camino de Santiago y a la carbayera del Tragamón.

El arroyo San Miguel tendrá que ser desviado en tres puntos del cauce


Las obras de ampliación del túnel del metrotrén hasta Cabueñes obligarán a realizar tres desvíos del arroyo San Miguel. La primera zona de actuación estará muy cerca del punto donde se encuentra el túnel ya existente, prácticamente al lado de la ubicación de la estación técnica de Viesques. La segunda estará en la parte trasera del edificio polivalente de la Escuela Politécnica de Ingeniería, próximo a la calle Blasco Garay (en el campus universitario) y la tercera, se ubica en la cara norte de este equipamiento. Estas tres zonas de actuación se corresponden con el tramo de ejecución del túnel que se hará con pantallas, opción elegida porque abarata costes y recorta tiempos. El proyecto contempla la impermeabilización de estos puntos y su protección mediante escolleras de más de medio metro de grosor para evitar filtraciones una vez que el cauce vuelva a su curso. Los trabajos para realizar el túnel en estos puntos se harán en tres fases. En la primera ya se contempla devolver el cauce a su estado original. El estudio de impacto ambiental recoge los trabajos que deberán llevarse a cabo en los tres desvíos. En el segundo, es donde se desborda el arroyo provocando las inundaciones en la Escuela Politécnica de Ingeniería. Unas inundaciones que el estudio achaca, entre otros motivos, a las obras para la construcción del aparcamiento del edificio. El informe remarca que “a pesar de no formar parte del alcance de este proyecto, se puede acometer alguna estrategia para evitar que el agua alcance el edificio para un periodo de retorno adecuado.”

Compartir el artículo

stats