Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las frases de Luis Sepúlveda que dejaron huella

Lectores del escritor chileno recitan en el Antiguo Instituto de Gijón fragmentos de su obra a modo de homenaje

Carmen Sánchez recita la obra de Sepúlveda. | Marcos León

Lectores, editores, amigos, narradores y poetas recordaron ayer la vida y obra de Luis Sepúlveda en el Antiguo Instituto de Gijón. Un día después de que se bautizase con su nombre la biblioteca gijonesa de El Coto, los actos para homenajear al escritor chileno llegaron a su fin con una jornada muy intensa, en la que su obra estuvo muy presente.

Por la mañana numerosos los lectores y seguidores de la obra de este autor se acercaron para recitar algunos fragmentos, frases o pasajes breves, para participar en una lectura pública, como hizo la poeta burgalesa afincada en Asturias Carmen Sánchez, a la que marcó la obra del chileno, hijo adoptivo de Gijón, y muy vinculada a la ciudad, por sus participaciones en la “Semana negra” desde que fijó su residencia en Gijón en 1990, o con la puesta en marcha del Salón del Libro Iberoamericano.

Daniel Mordzinski proyectó algunas de las fotografías de su vida. Narradores y poetas como Alejandro Céspedes, Bruno Arpaia o Mario Delgado analizaron el papel de su obra. Amigos como Massimo Vigliar o Víctor Andresco incidieron en la huella que deja. Y para cerrar, Julio Ramos con Emilio Ribera a la guitarra, ofreció un recital poético musical, en el que también participó uno de los seis hijos de Luis Sepúlveda, Carlos Lenin, que se desplazó este fin de semana desde Suecia a Asturias para vivir en primera línea el homenaje a su padre en la ciudad que tanto quiso.

Compartir el artículo

stats