Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El quinto piso de la nueva Comisaría de la Policía Local albergará un aula de formación para agentes

La idea, del sindicato policial SIPLA, tiene el aval del gobierno local al suplir “una de las carencias del proyecto y dar un uso racional al espacio”

Obras de construcción de la nueva Comisaría, desde el Palacio de Justicia, esta semana. | Marcos León

El gobierno local ha encontrado ya una solución a los espacios vacíos que dejaba el proyecto inicial en la nueva Comisaría de la Policía Local, en fase de construcción en la avenida de Portugal, en una parcela pegada al actual Palacio de Justicia. A raíz de una propuesta del Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias (Sipla), desde el Ayuntamiento han optado por incluir en la quinta planta un espacio permanente destinado a la formación de agentes, suprimiendo la idea inicial de los despachos de más de treinta metros cuadrados que estaban previstos para los mandos del cuerpo policial. Esta medida, que el gobierno local ve “adecuada”, permitirá ahora poner remedio “a una de las carencias del proyecto inicial”, además de “dar un uso más racional al espacio”, confirman las fuentes municipales consultadas.

Los usos de la nueva Comisaría de la Policía Local, proyectada durante el último mandato de la forista Carmen Moriyón, motivaron una revisión del planteamiento inicial después de que el actual gobierno local percibiese muchos metros cuadrados sin uso “en casi todas las plantas”. A raíz de esa percepción, abrieron la puerta a acoger otros servicios municipales que no contaran con atención al público, lo que despertó las quejas e inquietudes de los agentes en pro de la seguridad. Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA hace una semana, desde el Ayuntamiento se optó por un acceso único al edificio, con control policial de la seguridad, para que ni ciudadanos ni personal municipal que acudiera a esos nuevos servicios tuviera otra entrada sin pervisión.

Además del área municipal de Tráfico, que se preveía en el proyecto inicial, se suma la incorporación a la nueva Comisaría del servicio mancomunado de Prevención de Riesgos Laborales, un área municipal que no tiene atención al público y al que solo acude el personal del Ayuntamiento. Ese servicio estará instalado en la planta de acceso al edificio, que tendrá entrada por la esquina más próximas a las vías del tren, en la fachada que da al Palacio de Justicia.

El siguiente paso del gobierno local era paliar los espacios sobrantes que se habían diseñado para la quinta planta. De inicio se planteaban despachos para los mandos de la Policía Local, además de una gran sala de espera y porque, además, todavía había un espacio sin uso en ese piso. El problema estaba en que ese servicio no estuviera reñido con la seguridad. Se llegó a poner sobre la mesa, incluso, el servicio municipal de informática, pero eso sí hubiese implicado un excesivo trasiego de personas por todo el edificio, por lo que al final se desechó la idea.

Ahora, con la propuesta del Sipla, el gobierno local encuentra una solución, destinando esos espacios a dar cursos de formarción a los agentes que integran la plantilla del cuerpo.

La propuesta del sindicato policial enviada al Ayuntamiento, a raíz de la publicación en este periódico la pasada semana de los planos de la planta baja, cuenta con el apoyo municipal. Pero esa decisión obligará ahora a reubicar esos despachos que estaban previstos de inicio. La solución es encontrarles espacios en el resto de huecos sobrantes en el inmueble. “Hay espacio libre en casi todas las plantas del edificio”, confirman las fuentes consultadas. Las obras de construcción, que han tenido un coste próximo a los nueve millones de euros, estarán terminadas según lo previsto este verano.

Compartir el artículo

stats