Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reparar la incubadora de empresas del Parque Científico costará 260.000 euros

El Ayuntamiento endosará el cambio de la cubierta defectuosa del edificio al arquitecto y a la firma que ejecutaron el proyecto en 2018

La incubadora de empresas del Parque Tecnológico. | Juan Plaza

La chapuza en la construcción de la incubadora empresarial Equilibria, del Parque Científico y Tecnológico de Gijón, que obligó a desalojar a una treintena de empresas a los seis meses de entrada en servicio, en el verano de 2019, ante el riesgo de desplome de la cubierta, está camino de solucionarse. La mesa de contratación del Ayuntamiento de Gijón ya ha calificado las ofertas para la adjudicación de las obras de reparación, la mejor de ellas por 260.201 euros. Se trata de una cantidad que el Ayuntamiento va a endosar a la empresa que ejecutó los trabajos entre 2018 y 2019 y al estudio de arquitectura que además de elaborar el proyecto también dirigió las obras por entonces. Ahora se tendrá que desmontar toda la cubierta del edificio y hacer una nueva, además de sustituir los elementos del edificio dañados por las goteras.

Interior del edificio.

Si todo va como está previsto, las obras para corregir el desaguisado en la cubierta del edificio Incubadora Equilibria podrían comenzar en un mes y, en todo caso, antes de que concluya el año ya podrán volver a este edificio las empresas incipientes a las que se les tuvo que hacer hueco en el Edificio Impulsa, el principal del Parque Tecnológico, del que la incubadora empresarial es una ampliación.

Vista de la cubierta.

El proyecto de esta incubadora empresarial se fraguó en la recta final del último mandato municipal de Foro Asturias, mediante un proyecto para el que se lograron fondos comunitarios y la Colaboración de la Cámara de Comercio de Gijón. En abril de 2018 el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio anunciaban que el proyecto recibiría 657.149 euros de fondos europeos Feder (a través de la fundación Incyde), el Ayuntamiento aportaría 60.400 euros y la Cámara 65.000 para un vivero destinado a facilitar la puesta en marcha y consolidación de empresas innovadoras y altamente especializadas en los ámbitos de la salud, el deporte y la alimentación. Al mes siguiente se colocó la primera piedra de la obra y el edificio se inauguró formalmente el 28 de febrero de 2019, antes de que concluyera la obra, que se entregó el 21 de junio de aquel año. El inmueble se ocupó con unas 30 empresas que ocupaban a medio centenar de personas.

En diciembre de 2019 empezaron a detectarse las goteras. Ante la negativa del estudio de arquitectos y de la constructora a responsabilizarse de las reparaciones en el edificio, que además estaba en plazo de garantía, el Ayuntamiento encargó un informe a una ingeniería que antes incluso de completarlo, advirtió, en febrero de 2020, del riesgo del colapso del edificio, ante lo que el Servicio de Arquitectura del Ayuntamiento dio la orden de desalojarlo en el plazo de 48 horas.

El informe de la ingeniería Estudios y Proyectos para la Construcción y el Almacenaje aludía a defectos, daños, vicios constructivos y patologías que consideraba responsabilidad tanto de la dirección facultativa como de la constructora, cifrando en 311.143,36 euros los costes de reparación.

Desalojo por goteras

Los aludidos, en cambio, han rechazado cualquier responsabilidad. Así, Lumo Arquitectos atribuía a sobrecargas excesivas puntuales o a deterioro interno del material colocado en la obra los problemas, mientras que la constructora Iguastur afirmaba que se había limitado a ejecutar el proyecto siguiendo las directrices del arquitecto.

En octubre de 2020 el Ayuntamiento rechazó las alegaciones de ambas empresas y planteó encargar por su cuenta la reparación y calcular los daños y perjuicios adicionales por no poder usar el edificio, para reclamárselos a Lumo e Iguastur si no asumían las reparaciones. En enero de 2021 rechazó un nuevo recurso de una de las empresas.

Además de demandar judicialmente a Lumo Arquitectos y a Iguastur, el Ayuntamiento encargó al arquitecto José Quidiello el proyecto de reforma de la cubierta de la Incubadora Equilibria. El proyecto se entregó en agosto de 2021, y establece un plazo de tres meses para la ejecución de las obras.

Las obras se licitaron en marzo de este año y a las mismas concurrieron tres empresas. La mejor oferta es la presentada por la empresa de Lugones Monfer Soluciones Técnicas, que ofrece ejecutar los trabajos en 260.201,15 euros y 60 meses de garantía de los mismos.

Compartir el artículo

stats