Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del deporte a la cultura: así es el turismo que llega a los barrios de GIjón

“Las competiciones atraen a mucha gente, pero es bueno que ahora haya espectáculos como reclamo”, destacan los responsables de los hoteles de la periferia, que piden mayor atención a sus zonas

Julio y Ana Belén González, delante del Hotel Doña María. | Juan Plaza

Del turismo deportivo al de espectáculos y actividades. Los hoteles de los barrios de Gijón aplauden la intención del gobierno local de llevar este verano un centenar de eventos por toda la ciudad. “Todo lo que sean actividades, que den vida a Gijón, es bueno para todos, si son en nuestro barrio mejor, pero que haya movimiento atrae turistas”, destacan los responsables de varios establecimientos hoteleros gijoneses. “Las competiciones deportivas han funcionado muy bien, atraen a los participantes, familias, entrenadores o responsables de los montajes, es bueno que haya conciertos y siempre tengamos algo como reclamo durante el año que nos ayude al sector”, coinciden.

Alberto Orejas, en la recepción del Hotel Bahía, en El Llano. | Juan Plaza

En plena avenida de El Llano, Alberto Orejas se encuentra al frente del Hotel Bahía, abierto desde el año 1994. Es optimista. Espera un gran verano. “Asturias estamos de moda, ya hubo mucho el año pasado, pero este esperamos más todavía”, destaca con convicción. “Agosto siempre llena, pero junio y septiembre, que es lo más muerto, va por buen camino, con un 60 y 70 por ciento de reservas ya”, añade. Por eso agradece que Gijón vuelva a plantarse en niveles previos a la pandemia, cuando sus propuestas estivales le hacían ser una referencia. “Todo lo que sea movimiento nos beneficia. Da riqueza a la ciudad, todo lo lúdico mueve mucho”, resalta.

Alberto Rodríguez, en el Hotel 44. | Juan Plaza

La parte de acceso a este hotel se sitúa en una plaza entre la calle Río de Oro y la avenida de El Llano. “En su día hubo algún concierto aquí, y claro que daba ambientillo, todo suma, para que tengan un tirón muy fuerte en verano, que compense el bajón que tenemos por enero y febrero”, comenta Orejas, desde la recepción de su establecimiento.

Componentes del Club Natación Palencia, ayer, en el Hotel Valdés, donde estuvieron alojados. | Juan Plaza

Aunque mira al verano, y agradece ese empujón por parte de la administración pública para dotar de contenido a Gijón, que beneficie a su sector, sí que recalca la importancia del turismo deportivo: “Se ha notado mucho el tirón del Campeonato de España de lucha de este fin de semana”. Como también lo hace desde El Natahoyo Alberto Rodríguez, encargado del Hotel 44. “Este fin de semana llenamos gracias al torneo ‘Villa de Gijón’ de natación, con 140 deportistas. También el hockey, el patinaje o cuando hay carreras nos ayuda mucho”, indica, para añadir después que lo que necesitan es estabilidad. “Está muy bien buscar el tirón del verano, que las campañas sean lo más extensa posible es lo que necesitamos”, comenta.

Alicia Jiménez, recepcionista del Hotel Valdés. | Juan Plaza

Rodríguez ve con muy buenos ojos que, en Asturias, donde la incertidumbre por la meteorología es constante, se busque todo tipo de incentivos. “Aquí no podemos depender del sol. Lo bueno que tiene Gijón es que todos los barrios están a un paso del centro, pero que tengamos animación siempre es positivo para que seamos todos más atractivos”, indica para poner un ejemplo por el que les beneficia una mayor actividad: “Aquí estamos cerca de El Musel, y tenemos mucho cliente de trabajadores. Si se montan escenarios, esa gente que los monta, también puede venir a quedarse”.

En la zona Oeste también se encuentran otros dos hoteles de corto recorrido, pero que ya van conociendo las etapas claves en la ciudad. Francisco Moreno abrió hace cuatro años el Hotel Camaguey. “Todo lo que sean propuestas que sirvan de aliciente para que los turistas elijan Gijón bienvenida sea”, comenta el propietario de este pequeño hotel, con una docena de habitaciones. “Está muy bien que el Ayuntamiento se acuerde de los barrios y nos ofrezcan conciertos, pero también se debería adecentar un poco la zona más vieja de El Natahoyo, para que este barrio, que está a 15 minutos caminando del centro, sea más atractivo para el turismo”, subraya.

Consuelo Freire, por su parte, afrontará su primer verano en el sector. Lo hará desde el Hotel Valdés, que regenta desde octubre. Donde ayer, entre los alojados, se encontraba el Club Natación Palencia. “El deporte nos ha dado un gran invierno, muchas veces nos enterábamos de lo que había gracias a los alojados, porque llenábamos en un fin de semana que no teníamos nada controlado y luego comprendíamos el motivo”, indica. Ahora, para el verano, por las impresiones que ha tenido entiende muy necesario que se nutra de espectáculos la ciudad. “Al final todo el mundo te viene y te pregunta por conciertos o actividades culturales, se acaban yendo al centro, si hay algo aquí, igual aprovechan un poco más el tiempo en el barrio”, detalla.

En la zona sur de la ciudad, en Contrueces, se encuentra el Doña María, un hotel abierto en 2001, embrión de la histórica Sidrería Cabañaquinta, que se remonta al año 1963. En este barrio siempre tuvieron su propia Cabalgata de Reyes, animación personalizada de charangas para el Antroxu, y sus fiestas. “Que en la Semana Grande traigan música dará vida y será bueno para todos los negocios”, reflexiona Ana Belén González, responsable del negocio junto a su hermano Julio González. “Todos los reclamos son positivos, lo importante es que cuando los tengamos no perderlos, como nos pasó con la prueba deportiva de la Farinato, que se la llevaron para Oviedo, y siempre nos permitía llenar”, subrayan, antes de finalizar con su previsión para el verano: “Contamos que sea bueno, la gente tiene ganas”.

Compartir el artículo

stats