Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tenis gijonés se une para acoger el torneo de Moscú: “La ciudad lo merece”

Los clubes y Otea apoyan el plan tras rechazar el Ayuntamiento pujar por una eliminatoria de la Davis | “Es una gran oportunidad”, indica Carreño

Carreño, durante una actividad en los Jardines del Náutico. ANGEL GONZALEZ

El plan para que Gijón acoja el torneo internacional de tenis de Moscú, desvelado ayer por LA NUEVA ESPAÑA, ha llenado de ilusión a los clubes y a los deportistas locales. “Una ciudad como esta podría organizar sin mayor problema una cita de este tipo”, coinciden. La idea ha levantado también entusiasmo en el sector hostelero, que ve una ocasión “única” para generar movimiento económico. Y cuenta con el “total respaldo” de Pablo Carreño, tenista gijonés que logró el bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokyo. “Sería una gran oportunidad para promocionar el profesionalismo en el tenis”, indicó ayer, rotundo.

Detrás de que el torneo ATP 250 de Moscú, conocido popularmente como la Kremlin Cup, se traslade a Gijón debido a las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania están las federaciones de tenis de España y Asturias, cuyos representantes mantendrán un encuentro a finales de mes con el Ayuntamiento para compartir los pormenores del plan. “La ciudad que ha dado a uno de los mejores jugadores del mundo, como es Pablo Carreño, se lo merece”, opina la entrenadora Rosa Domínguez. El propio Carreño incide en la magnitud de la idea. “En España, no hay muchos campeonatos así. Madrid tiene el Masters y Barcelona, un ATP 500. Después, por importancia, va el 250, que lo tuvo Valencia y Marbella. Y ahí se queda la cosa”, cuenta. Mallorca acogerá uno de esta categoría en junio, pero el deportista destaca que la candidatura gijonesa sería pionera en el norte. “Gijón se ha quedado un poco apartado de la imagen del tenis que puede haber en las grandes ciudades, quizás por el clima, pero sería una gran oportunidad y tendría mucha repercusión en los niños, para que vean el profesionalismo”, argumenta. Domínguez, que entrenó a Carreño, incide en esa idea. “He visto a chavales excelentes que jamás se imaginaron siendo tenistas profesionales. En Valencia o en Cataluña, a nada que el niño destaque, se empieza a valorar su salto profesional”, explica. Ambos coinciden en que, a nivel de instalaciones, Gijón no tendría “mayores problemas” para habilitar una gran pista central. “Se necesitan otras pistas para entrenamientos y vestuarios, pero con un acuerdo con los clubes de la ciudad ese servicio está hecho. Hay instalaciones de alto nivel en el Club de Tenis de Gijón y en el Grupo”, valora Domínguez. “La gran pista ya se hizo en Hermanos Castro por la Copa Davis en 2012 y salió perfectamente”, dice Antonio Retana, del Club de Tenis de Oviedo: “Este torneo nos haría despegar”.

El tenis asturiano propuso acoger otra eliminatoria de Copa Davis en la ciudad recientemente, una iniciativa que acabó descartando el Ayuntamiento. Tito Cueto-Felgueroso, presidente del club de Gijón, afirma: “Sería magnífico para la ciudad, aunque también requerirá una inversión económica importante”. José Manuel Rodríguez, su homólogo en Avilés, completa: “Ahora mismo en el norte para ver a grandes tenistas hay que irse a Madrid. Sería estupendo”. María José Echenique, responsable de la sección de tenis del Grupo, va más allá: “Pablo (Carreño) es una de las mejores raquetas que existen. Verlo en casa sería fabuloso”. Y Antonio Corripio, presidente del club, añade: “Tendemos nuestra mano para lograr esta prueba”.

Ángel Lorenzo, de la patronal hostelera Otea, anuncia también su apoyo: “Atraería mucha afluencia de dentro y fuera de Asturias con un impacto positivo en la hostelería, la hotelería, el comercio, el transporte público...”. “Gijón debe crecer en turismo y el deportivo tiene cada vez más auge”, remata.

Compartir el artículo

stats