Un vecino de Gijón de 30 años se sentará este jueves en el banquillo de los acusados para responder por un delito contra la salud pública, en la modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, por el que el Ministerio Fiscal solicita una condena de tres años de prisión y el pago de una multa de 2.000 euros (con privación de un día de libertad por cada cuota de cincuenta euros impagados). El juicio está señalado en la sección octava de la Audiencia Provincial.

El escrito de acusación de la Fiscalía defiende que este individuo se encontraba en la calle Río Eo, en el barrio de Pumarín, cuando fue sorprendido junto a un portal a las cuatro de la madrugada del 2 de mayo del pasado año. La Policía le intervino 11,83 gramos de cocaína con una riqueza del 46,4 por ciento, como reflejó el análisis posterior de la sustancia estupefaciente. La cantidad aprehendida alcanzaría un precio en el mercado ilícito de 735,54 euros.

El pasado año en Gijón fueron 40 personas las detenidas por delitos de tráfico de drogas y once puntos de venta desmantelados gracias a la labor del Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional. Tres fueron las organizaciones criminales desarticuladas.