Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura Tuero Portavoz municipal de Podemos-Equo

“En este mandato hay una parte de parálisis, pero también de regresión, como con el plan de vías”

“Debemos defender desde lo público la sanidad y la educación, como hasta ahora hacía el PSOE” | “Tendemos la mano a Izquierda Unida para concurrir juntos a las elecciones, desde luego”

Laura Tuero, en el paseo del Muro. ANGEL GONZALEZ

Debutó como concejala al inicio del mandato y asumió la portavocía del grupo municipal tras el fallecimiento de Yolanda Huergo en agosto de 2020. Por el camino, Laura Tuero Sánchez (Gijón, 1977) optó a liderar Podemos a nivel local, aunque en el proceso se puso Alejandra Tejón. Aboga por unificar a las fuerzas progresistas de cara a las próximas elecciones tras un mandato en el que, afirma, se ha caracterizado por “la parálisis” y, en algunos casos, “la regresión”.

–Son críticos con el gobierno local, pero han sido su bastón para sacar adelante temas importantes como las cuentas de este año, el impuesto de plusvalía o las últimas modificaciones presupuestarias.

–No somos bastón del gobierno local, sino todo lo contrario. Siempre que nos hemos sentado a negociar hemos tenido claro nuestro programa para incluir medidas que no hubiera implantado el gobierno. Nosotros logramos que hubiera presupuestos en Gijón, los dos años que se presentaron, pero fue porque nos abstuvimos. Nuestros presupuestos hubieran ido a más, con medidas más sociales, implementos para las escuelas de 0 a 3 años, medidas para ampliar el parque de vivienda o ayudas a la conciliación. Bastón sería quien se apoya para hacer las mismas políticas, nosotros venimos a confrontar medidas que sin nosotros el gobierno local no aplicaría.

–También han apoyado, pese a todas las iniciativas plenarias de revertir el “cascayu”, mantener la reforma provisional del Muro.

–Hay que avanzar y antes de acabar el mandato debe haber un proyecto para el Muro. Tenemos que ser capaces de hacer lo que defendemos. Queremos una ciudad para las personas y no para las máquinas. No somos sospechosos de querer más que la ONU o que las políticas de la UE, que no son de extrema izquierda. Existe una toma de conciencia global, afortunadamente, de que debemos vivir con el medio natural en vez de seguir haciendo lo que hacíamos, que es esquilmarlo. No podemos tener ciudades insanas, pero debe haber un proyecto sostenible que podamos poner en marcha, porque es el paseo de todos los gijoneses.

–¿Pero uno o dos carriles?

–Hay que pensar en las personas que viven ahí y en los comercios. Debe haber unos accesos, de plataforma única, y en un único sentido.

–¿Por qué les preocupa la llegada a Gijón del Grupo Quirón para instalar un hospital privado?

–Debemos poner el foco en la educación y la sanidad. Defenderlo desde lo público. Es lo que defendemos y lo que hasta ahora defendía el PSOE. Tras las declaraciones del consejero de Sanidad, diciendo que va a limar las listas de espera, nos ha puesto en alerta. Estamos viendo modelos que nada más implantarse puede parecer, como vende el PSOE, que traerán trabajo y prosperidad, pero a la larga van a desviar los recursos públicos a una sanidad privada que no viene a ninguna localidad si no es buscando beneficios.

–Pero hay personas con listas de espera en la pública a los que les dan consulta para dentro de un año, cuando igual ya es tarde.

–Los recursos profesionales y materiales deben ir a la pública para reforzarla. Es lo que defendemos y así seguiremos. Estas empresas como Quirón, muy legítimas, no deben ser fomentadas desde las administraciones públicas. Pero no debemos olvidarnos que el Hospital de Cabueñes debía tener finalizadas las dos fases de ampliación.

–Hablando de retrasos en obras para Gijón, ¿es la tónica general?

–En este mandato hay una parte de parálisis, pero también de retrocesos como con el plan de vías. Hemos vuelto a la casilla de salida, porque ahora solo hay una ubicación, Ni plazos ni financiación. No se ha sido capaz de firmar un convenio, cuando a finales de 2019 sí que lo teníamos. Lo máximo que hay es un protocolo vacío de compromisos legales. Ha habido una regresión en temas esenciales, como Tabacalera, Cabueñes o el vial de Jove, que tampoco se ha avanzado.

–¿Cómo financiar la estación?

–Propusimos fondos europeos o el propio Ministerio, como ocurre con otras regiones. Si hay voluntad política, se debe buscar financiación acorde desde la mentalidad social de hoy. No se pueden seguir aplicando políticas basadas en el ladrillo y la construcción para tener recursos públicos porque conlleva hipotecar la ciudad. La ciudad del futuro que queremos nosotros no son viviendas en todos los sitios, y menos en la zona central de Gijón, que son los únicos terrenos que tenemos para dar servicios a la ciudadanía.

–¿Cuál es su postura para los terrenos de Naval Gijón?

–Apoyamos la reivindicación de 15 trabajadores de Naval que, cuando se tramitaba el PGO el pasado mandato, hicieron una alegación para no volver al modelo de pisos, que hizo que se viniera abajo el sistema en 2008. Pymar, una entidad participada por el Gobierno central, quería que se hicieran 400 viviendas más de las 350 que ya podían construir. El Gobierno debe velar por el interés público y no por el privado. Esa demanda de los trabajadores logró que en el PGO lo destinara como fuente de innovación, de economía azul y sostenible, que estuviera ahí para dar futuro a Gijón, empleo estable, sostenible y de calidad y que la juventud no se vaya. Todos los grupos y el gobierno local debemos estar a una.

–Son el único grupo municipal que no acusa de sectarismo a la alcaldesa y al gobierno.

–Cuando se hacen políticas progresistas hay mucho populismo de derechas que lo llama sectarismo, pero cuando las políticas vienen de la derecha y son para beneficiar a solo unos pocos dicen que son buenas. Bueno para nosotros es redistribuir la riqueza, políticas fiscales justas y un mayor acceso a la vivienda.

–¿Falta participación?

–La Alcaldesa y el equipo de gobierno deben tener mayor altura de miras con la participación ciudadana. Esto no es votar cada cuatro años. La propia Alcaldesa decía en campaña que de sus primeras medidas sería una planificación de participación. No se pueden hacer políticas de espaldas a la ciudadanía, porque pueden crear problemas. Toman una decisión sin hablar con nadie y luego van a hablar con los que se quejan, cuando debería ser al revés.

–¿Repetirán para las próximas elecciones con Equo?

–Debemos ir a un proyecto político, integrador, más amplio y basado en las ideas de las fuerzas progresistas y hermanas. Unirnos para ser lo más fuertes posible para las elecciones de mayo de 2023. Debe haber diálogo, debate y procesos amplios para incorporar distintas sensibilidades.

–¿Tienen la mando a Izquierda Unida para ir juntos?

–Sí. Desde luego. Pero no solo a IU, a todas las fuerzas progresistas.

–¿Hay coordinación con el partido?

–Estamos en continuo diálogo, afianzando Podemos y pensando en ese frente más amplio.

–¿Se ha cerrado la división en Podemos que generó las primarias regionales con Daniel Ripa y Sofía Castañón?

–Lo que toca es hablar de ese frente más amplio. La política debe hablar de objetivos, de alianzas y oportunidades, no de personas. Pensamos que se debe ir a un proyecto más amplio, también a nivel Asturias, y con generosidad y altura de miras.

El test

1. ¿Qué ha sido lo mejor del mandato?

Los acuerdos firmados con nosotros, con medidas que mejoran la vida de la gente como aumentar el parque público de vivienda y los barrios solares.

2. ¿Y lo peor?

El inmovilismo en determinados proyectos e incluso la regresión en el plan de vías o los centros de salud de Nuevo Roces y La Camocha.

3. ¿Cuál es el reto en el año que queda hasta las elecciones?

Afrontar políticas progresistas, no terminar el mandato con peores niveles de contaminación ni terminar sin saber plazos ni financiación del plan de vías.

4. ¿Será usted la candidata a la Alcaldía?

Hablar de nombres debe ser lo último. La política no es hablar de sillones ni pactos.

Compartir el artículo

stats