Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toda la oposición pide acoger el torneo de tenis de Moscú: “El esfuerzo merece la pena”

Los diferentes partidos coinciden en que la llegada del campeonato supondría “un impulso al turismo y a la imagen internacional” de la ciudad

Pista donde se jugó la Copa Davis en Gijón. Juan Plaza

Unanimidad. Todos los grupos municipales de la oposición en el Ayuntamiento coinciden en que la llegada del torneo ATP 250 de Moscú supondría un impulso para la ciudad desde el punto de vista deportivo y económico. “Es una opción por la que hay que apostar”, indican los diferentes partidos sobre el plan desvelado por LA NUEVA ESPAÑA para que la Kremlin Cup, que acogía la capital rusa desde la década de los noventa, recale en Gijón tras anunciar un cambio de sede debido a la guerra de Ucrania. Las federaciones española y asturiana de tenis mantendrán a finales de este mes un encuentro con dirigentes municipales para compartir con ellos los pormenores económicos y logísticos.

“Pedimos al Ayuntamiento y, en concreto, al Patronato Deportivo Municipal un esfuerzo para poder acoger un torneo que sería muy importante para la difusión de la imagen de la ciudad dentro y fuera de España y para la promoción de este deporte, que además tiene a un gijonés como Pablo Carreño en el top 20 mundial”, asegura Jesús Martínez Salvador, portavoz municipal de Foro Asturias. “La colaboración estrecha con los clubes locales será vital para lograrlo. Merece la pena”, añadió. Las entidades deportivas y el propio Carreño han expresado en los últimos días su respaldo a la celebración de la cita.

Desde Ciudadanos, la edil Ana Isabel Menéndez se sumó a este respaldo: “No entenderíamos que se dejase escapar esta oportunidad”. “Este evento serviría para revitalizar el sector del turismo vinculado a la práctica deportiva y sería un fantástico vehículo de promoción de la ciudad”, indicó la concejala, incidiendo además en el impacto positivo en la propia práctica deportiva: “Contar con referentes del tenis de primera línea como Pablo Carreño jugando en la ciudad sin duda animaría a la práctica de este deporte y nos situaría en el mapa del tenis”.

Por su parte, Rufino Fernández, concejal de Podemos-Equo, apuntó que “el fomento del deporte ligado a valores positivos, además de la imagen internacional que supondría para Xixón, son propósitos a apoyar”. “Si los impulsores cuentan con una planificación económica responsable que haga viable el evento y no merme la inversión en equipamientos deportivos públicos, estamos a favor”, prosiguió.

Desde el Partido Popular, la portavoz municipal, Ángela Pumariega, también celebró la oportunidad de cara a que “Gijón se posicione como una ciudad capaz de albergar grandes eventos deportivos”. Asimismo, incidió en que “ver jugar a tenistas de referencia supondría un impulso para nuestros jóvenes deportistas”.

La postura de Vox al respecto también es clara. El portavoz municipal, Eladio de la Concha, subrayó que –además de ser una oportunidad ilusionante para los aficionados locales– “si se hace bien, y los costes para las arcas públicas son asumibles, podría ser una buena inversión para la ciudad”. “Sería bueno tanto en promoción e imagen como por las cantidades que los profesionales y sus equipos, los aficionados y demás visitantes gastarían en negocios locales”, añadió. “Estamos ante una gran oportunidad para dar a conocer Gijón a nivel internacional”, remató.

La Kremlin Cup no sería el primer torneo de tenis de alto nivel que acogería la ciudad. En 2012, en el parque Hermanos Castro, ya se celebró una semifinal de la Copa Davis. Para ello se instaló una gran pista con capacidad para 15.000 personas en la que España y Estados Unidos pugnaron por una plaza en la final, que finalmente quedó en manos del equipo español formado por David Ferrer, Nico Almagro, Marcel Granollers y Marc López. Según los cálculos de la entonces Sociedad Mixta de Turismo, el evento obtuvo 857.219,59 euros de beneficios.

Compartir el artículo

stats