Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Lorenzo, a rebosar en un “mayagosto”: “Es un verano adelantado”

Cientos de bañistas llenan el principal arenal de la ciudad, con temperaturas máximas de 28 grados

11

San Lorenzo, a rebosar en un “mayagosto”: “Es un verano adelantado”

La estación meteorológica de Gijón, situada en el campus universitario, registró ayer a las 14.00 horas una máxima de 28 grados. Los mercurios de la ciudad comenzaron a ascender a las diez de la mañana, marcando 20 grados, y no bajaron de los 25 hasta bien entrada la tarde. Estas temperaturas empujaron a cientos de bañistas a llenar la playa de San Lorenzo un día más, en un mayo mucho más caluroso de lo normal. “Este calor es inaudito en esta época”, afirmaba a media mañana Carmen Pontigo mientras disfrutaba del sol en el arenal en compañía de su amiga Sonia Sánchez: “Venimos de El Barco de Valdeorras, en Orense, a pasar unos días y la verdad es que no esperábamos esto, es un verano adelantado”.

También desde Orense –en el otro lado del arenal– Perfecto Domínguez y Dolores Vidal aprovechaban del calor en Gijón, donde reside su hija. “Sí esperábamos que hiciera bueno, pero no tanto”, aseguraba Domínguez mientras su esposa ya planificaba las siguientes horas del día: “Ahora vamos a comer y después venimos otro poco, que hay que aprovechar al máximo”. Más viajeros. En este caso desde Villaverde Alto (Madrid), Paloma Fernández y Antonio García disfrutaban de los rayos de sol en compañía de su nieta Úrsula. “La verdad es que hay que reconocer que el calor de aquí es diferente al que hace en Madrid”, confesaba la pareja, alojada unos días en El Cerillero: “Hace un tiempo increíble, no lo esperábamos y es un gustazo, es un ‘mayagosto’”, bromeaban.

Cerca de ellos, un grupo de estudiantes de Musicología en la Universidad de Oviedo formado por Celia Xiaoju, Siria González y Carmen Piedra disfrutaban de su primer día de playa del año. “Estamos con los exámenes finales, pero con este calor es imposible estudiar. Mejor estar en la playa, ¿no?”, decían las jóvenes entre risas de felicidad a pocos metros del mar.

Compartir el artículo

stats