Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Severo Ochoa saca billete a los viajes de antes

Mayores de La Mixta relatan sus excursiones de antaño a los alumnos del centro: “Presta compartir historias”

Julián Ruiz hablando ayer a los alumnos del Colegio Severo Ochoa. | Juan Plaza

No hablaron de viajes en Seiscientos a Benidorm sin aire acondicionado, pero pusieron encima de la mesa experiencias igualmente inolvidables. Varios mayores de la residencia Mixta se acercaron ayer al colegio Severo Ochoa para relatar a los alumnos cómo eran las excursiones que hacían en el pasado, a dónde iban y qué medio de transporte elegían. Hablaron un maquinista, una mujer que fue de las primeras en conducir un monta cargas en una empresa allá en Venezuela y un vecino de Grado que relató cómo eran sus viajes de niño a Castilla. “Ha sido muy interesante, porque hemos podido ver las diferencias entre el ayer y el hoy”, apuntaron varios niños.

El maquinista que habló se llama Julián Ruiz. Nacido en Soria, tiene 82 años y estuvo al frente de máquinas de vapor. Relató cómo eran sus viajes cuando vivía en Valladolid y cómo decidió retirarse cuando sufrió, allá por la década de los setenta, un accidente en Medina del Campo, en la provincia vallisoletana. “Ha sido una experiencia muy buena. Presta compartir tus historias”, explicó el mayor. La actividad tiene una doble vertiente. Se celebró en el patio y los protagonistas hablaron delante de un croma verde. Estaba allí porque ahora serán los estudiantes del centro los que tendrán que investigar sobre lo que han escuchado para montar después un vídeo que se proyectará posteriormente en La Mixta.

Habló también Rumilda Zambrano, una venezolana que trabajó en una empresa de transporte. Comentó lo difícil que fue para ella que la trataran como a una más por ser mujer. También habló de la boda de una de sus abuelas en la que los invitados iban a caballo. El tercero en intervenir fue Fernando Lorenzo, que habló de sus viajes a Castilla y regaló a los más pequeños dos poesías que hicieron sus delicias. Su intervención fue de lo más animada y se notó que conectó con mucha facilidad con el público.

“Fueron historias muy divertidas”, relataron Tomás Braña, Pablo Álvarez y Laura Morodo, tres alumnos de Primaria que ayer aprendieron que viajar no siempre estuvo tan fácil como ahora. “La verdad es que hay muchas diferencias”, finalizaron.

Compartir el artículo

stats