Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “cascayu” mantendrá una zona peatonal separada de la calzada por bolardos

La instalación de semáforos, también en el carril bici, será la operación más costosa de la recuperación del tráfico, que circulará a 30 por hora

Paseantes por el “cascayu”. | Ángel González

El auto que obliga a devolver el doble sentido de circulación al paseo del Muro en cuanto los demandantes presenten un aval de casi 48.000 euros ha motivado la puesta en marcha de un grupo de trabajo entre las concejalías de Obras Públicas y Movilidad para desarrollar los cambios. Lo que ya tiene claro el gobierno local es que mantendrá como zona peatonal, separada por bolardos, la parte del “cascayu” pintada de verde que ocupaba el antiguo carril bici y que está pegada al césped del paseo. La mayoría de las transformaciones se harán en la zona de la calzada que se peatonalizó, si bien también se tendrán que habilitar semáforos en el actual carril bici, que se mantendrá en su ubicación actual al otro lado de la medianera.

La sentencia que obliga a restaurar el doble sentido de circulación en el Muro considera que el “cascayu” no era necesario para hacer frente a la pandemia, no fue una obra temporal y contraviene la normativa urbanística. El fallo ha sido recurrido por el Ayuntamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), motivo por el que la titular del juzgado de lo contencioso de Gijón ha decidido exigir un aval de casi 48.000 euros a la asociación Stop Muro, que es la que interpuso el contencioso, para cubrir los gastos de los trabajos para recuperar el doble sentido del tráfico en el Muro en el caso de que se revoque esa primera sentencia. Esa cifra no es gratuita, sino que obedece a la obra que el Consistorio comunicó a la juez que hará para restablecer el doble sentido del tráfico, con un informe elaborado por el Jefe del Servicio de Obras Públicas del Ayuntamiento. En ese informe basó el gobierno local la petición de aval.

El proyecto notificado por el Ayuntamiento al juez contempla el mantenimiento del trazado que el carril bici tiene en su ubicación actual y la recuperación del tráfico en la totalidad del carril ocupado por la zona peatonal del “cascayu” desde la glorieta de la avenida de Castilla hasta la calle Domínguez Gil. Además, contempla la regulación semafórica en los pasos de peatones afectados, así como en los cruces necesarios. Y también semáforos en los nuevos cruces de la calzada rodada con el actual carril bici. La colocación de semáforos es precisamente la parte de la obra que requiere de un mayor desembolso económico.

El proyecto también incluye la recuperación de los giros a la izquierda en el cruce de la calle Menéndez Pelayo. Además, se retirará todo el mobiliario urbano ubicado de la zona peatonal, como bancos, sillas, papeleras, bolardos, separadores de carril bici y jardineras para su posterior acopio en el almacén municipal. Por último, la restauración del doble sentido de circulación en el Muro incluirá la señalización de tráfico tanto horizontal como vertical. El informe del Servicio de Obras Públicas enviado al juez habla de establecer el límite de velocidad en 30 kilómetros por hora, algo esto último, no obstante, que depende del área de Movilidad. El concejal de ese área, Aurelio Martín, señaló en una entrevista publicada ayer por LA NUEVA ESPAÑA que mañana lunes analizará con los técnicos de su departamento las cuestiones relativas al tráfico, como una posible reducción de la velocidad en El Muro. El edil señaló que interpretaba que la sentencia no obligaba a cambiar el actual carril bici.

Réplica de Foro

El portavoz municipal de Foro, Jesús Martínez Salvador, quiso replicarle ayer indicando que “el señor Martín no debe hacer conjeturas sobre cómo acatar la ejecución provisional de la sentencia y deshacer el cascayu”. “No las debe hacer porque si la asociación Stop Muro deposita la fianza que ha establecido la juez, no tiene otra opción que acometer las obras que el Ayuntamiento describió y cuantificó en la cantidad de 47.958 euros y plasmó en un informe”, aseveró. Movilidad y Obras Públicas, área dirigida por el edil Olmo Ron, se reunirán para abordar las cuestiones relativas a la ejecución de la sentencia en cuanto Stop Muro deposite el aval en el juzgado, algo para lo que esta asociación ya ha comenzado a recaudar fondos. Obras Públicas es quien ejecuta los proyectos que elabora el área de Movilidad.

Además de reducir la zona semipeatonalizada del principal paseo marítimo gijonés, la ejecución de la sentencia también hará que el tráfico rodado vuelva a pasar frente al Martillo de Capua, zona del paseo frente a la playa de San Lorenzo que había quedado completamente peatonalizada desde que se implantó el “cascayu” hace dos años.

Compartir el artículo

stats