Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marina Pineda Portavoz del gobierno local y del PSOE

“Será fácil revertir el ‘cascayu’ precisamente porque fue una obra provisional”

“La idea de la reforma definitiva del paseo del Muro surgió después de ver la respuesta ciudadana a la semipeatonalización”

Marina Pineda, en Cimadevilla. | Ángel González

Marina Pineda (Luanco, 1967) es la portavoz del grupo municipal del PSOE y también del gobierno local. Da su primera entrevista tras el auto judicial que obliga a retirar el “cascayu”.

–¿Van a cumplir ya el fallo?

–Las sentencias están para cumplirlas. De todas formas, en esto del “cascayu” hay una cierta contradicción porque, realmente, para valorar lo que se estaba juzgando tenemos que irnos a 2020. Lo que se juzgaba en este procedimiento es el contrato que se hizo en 2020 para atender a una situación que se daba en ese momento, cuando salíamos de un confinamiento, nos daban turnos para pasear por la calle en función de las edades, nos bombardeaban con mensajes de extremo cuidado, no se podía ir a establecimientos cerrados y toda la ciudadanía estaba volcada en la calle. Y era imprescindible generar espacios para que se pudiera mantener esa distancia social y que la gente caminase. Por eso, se acometió esa obra. Si es tan fácil revertirla es porque efectivamente se hizo con carácter provisional.

–¿No es un desgaste para el gobierno local la sentencia?

–Hay que asumir los procedimientos judiciales con normalidad. Todas las administraciones públicas tienen multitud de recursos. Lógicamente, un pronunciamiento contrario en algo tan sensible, pues no es lo que nosotros deseábamos.

–¿Empezará la reforma definitiva del Muro en lo que queda de mandato?

–Ahora estamos en la fase de consulta ciudadana, de enseñar un anteproyecto. Ya veremos cuando tengamos el proyecto más avanzado. La idea surgió después de haber ampliado el espacio peatonal al inicio de la pandemia y de ver la reacción de la ciudadanía.

La avenida del Molinón tuvo contestación y hoy nos dicen por qué no se hizo antes

decoration

–¿Cuáles son los objetivos del gobierno local en lo que queda de mandato?

–Finalizar algunos de los proyectos que tenemos pendientes, como la modernización y reorganización de la administración municipal, agilizar las tramitaciones, finalizar el plan de barrios, dejar licitado el proyecto de la estación intermodal y el plan de vías y dejar lo más atado posible el vial de Jove, entre otros, como pequeñas actuaciones que afectan a los barrios. También avanzar en el de Tabacalera, que no se va a terminar en un año. Ahora mismo estamos en intentar acelerar todo lo posible para intentar recuperar parte del tiempo perdido por la pandemia.

–¿En lo que depende de otras administraciones debemos confiar en la buena voluntad?

–Sabemos que hay voluntad de asumir los proyectos. Hace muy poquito estuvo aquí la Ministra y no solamente se firmó el protocolo del plan de vías, sino que también se comprometió el inicio de los trabajos del vial de Jove. Y no solo se trata de buena voluntad, se trata de un trabajo bien hecho desde el Ayuntamiento, del esfuerzo de la Alcaldesa y del equipo de gobierno para ir a Madrid y exigir.

–Otros ministros vinieron.

–Entiendo el excepticismo, pero uno es la política espectáculo de Gómez de la Serna, que firmaba documentos en blanco, y otro la de estar pegado a la realidad. Lo importante no es que se firme un convenio para el plan de vías, lo importante es que se licite y tengamos un proyecto de obras.

–Muchos proyectos han tenido contestación social

–Entre ellos el de la avenida de El Molinón, que inicialmente tenía un gran rechazo y hoy en día ya nadie lo rechaza. A los vecinos de Gijón les gusta y nos preguntamos por qué no se nos ocurrió primero. Vivimos en una ciudad, afortunadamente, muy participativa y que opina de todo. Y eso es trabajo de anteriores gobiernos socialistas, que creyeron en un modelo participativo y que fomentaron ese tipo de respuestas. Cualquier actuación de cualquier gobierno va a tener partidarios y personas a las que no les guste, pero eso no nos puede paralizar.

–Desde el centro derecha les acusan de sectarios.

–Es llamativo. Hay partidos en la oposición que desde el minuto cero han estado en contra de todo, pensando sólo en sus futuras posibilidades electorales. Y luego tildan a los demás.

–¿Los acuerdos son más fáciles por la izquierda?

–Los acuerdos son difíciles por todos lados.

–¿Y entre el propio gobierno local, porque hubo discrepancias palmarias sobre el Muro?

–Se quiso trasladar una fricción que creo que no fue, por lo menos no del calibre que se le quiso dar. Es una coalición muy sólida, siempre hemos estado de acuerdo con IU en los planteamientos esenciales. Ha habido pequeñas discrepancias, más de forma que de fondo.

–La nueva ordenanza de la plusvalía no se ha resuelto a gusto de todos.

–En materia de impuestos nunca llueve a gusto de todos. A nadie nos gusta pagar impuestos.

–¿Cómo se está recuperando el Ayuntamiento del hackeo?

–En Leganés tardaron seis meses y en Castellón dos meses sin poder encender los ordenadores. Aquí, la verdad es que en tres semanas empezamos a abrir ordenadores, registros y atención a la ciudadanía. No negociamos nada ni pagamos ningún tipo de rescate.

La discrepancia con IU por la reforma del Muro no fue del calibre que se le dio

decoration

–¿La sentencia del solar de Pymar facilita el proyecto de economía azul en Naval Gijón?

–Sí. La parcela de la Autoridad Portuaria sacaba a subasta su parte por 5 millones de euros, mientras que Pymar tiene tasada la suya en 12 millones, y vale menos. Pero hay que esperar al recurso de Pymar al Supremo para empezar a pensar en actuaciones en esa zona.

–¿Pasan por la adquisición de los terrenos del Puerto y Pymar por el Ayuntamiento?

–Esa sería una vía, o por algún tipo de colaboración público-privada. Hay muchas fórmulas que habrá que explorar en su momento.

Compartir el artículo

stats