Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La polémica por una obra en un eje emblemático de la ciudad

Los vecinos piden “replantear” el proyecto final del Muro para evitar otra demanda

Podemos urge a agilizar el plan definitivo y el resto de partidos duda de que dejar una senda peatonal con bolardos en el “cascayu” sea “seguro”

Un tramo de la senda verde para peatones en el “cascayu”. | Ángel González

El auto judicial que obliga a suprimir el “cascayu” ha levantado las primeras voces en favor de “replantear” el anteproyecto de reforma definitiva del Muro. La oposición entiende que el gobierno local, que planea que la franja verde del trayecto siga siendo peatonal y dejar intacto el carril bici al otro lado de la medianera, trata de ejecutar la sentencia “a regañadientes” y no en su totalidad. Y los vecinos empiezan a verle también poco futuro al plan definitivo del paseo, valorado en 15,8 millones. “Habría que sentarse a hablar y repensar otra vez el modelo. De poco va a servir apostar por otro plan que ante un cambio de gobierno se anularía”, defiende Manuel Cañete, de la Federación de Asociaciones Vecinales (FAV). “Hay que buscar un plan donde todo, coches y peatones, encaje”, completa Miguel Llanos, líder vecinal de la Federación “Les Caseríes” de la zona rural.

Cañete, cuya federación se había mostrado a favor de pacificar el Muro, cree que la situación actual “solo da tristeza”. Su colectivo sigue defendiendo la peatonalización del frente marítimo y entiende que “la dinámica actual, donde todo se judicializa”, no puede continuar. La FAV ve el futuro de un Muro sin coches cada vez más lejos. “Ya ponemos en duda que el otro plan sea viable. Es una pena, pero ante un cambio de gobierno sería perfectamente legal abandonarlo. Se ha intentado, pero es importante que lo que se haga se haga bien y tenemos que aprender la lección. Habría que sentarse a hablar otra vez de un proyecto definitivo”, comenta el presidente. Y cree que mantener la franja verde “no es suficiente para que pueda convivir todo el mundo”. Desde “Les Caseríes”, Llanos insiste en que en el Muro “pueden encajar todos”, así que comprenden que se mantengan espacios separados para peatones y ciclistas.

“Cada vez vemos más posible ganar también en el TSJA”, sostiene Stop Muro

decoration

Los grupos municipales de la oposición, salvo Podemos-Equo, no acaban de ver la solución que estudia el gobierno para acatar la sentencia y que, a falta de concretarse entre las concejalías de Movilidad y Obras Públicas, busca mantener el actual carril bici, regulándolo con semáforos, y salvar la franja verde –en el tramo más próximo al mar– separándola por bolardos del “cascayu” antes de reabrirlo al tráfico. Estas dos medidas, junto a recuperar el giro a la izquierda en Menéndez Pelayo, conformaron el informe con el que el gobierno local justificó el aval de casi 48.000 euros que el juzgado contencioso-administrativo exige ahora a Stop Muro para ejecutar la sentencia.

Un informe “vago e inconcreto”, a juicio del forista Jesús Martínez Salvador, pero que ahora debe acatarse: “La sentencia es clara y el aval pedido a Stop Muro coincide con la valoración de ese documento; no hay mucho lugar a la interpretación”. Al edil le preocupa qué pasará con los giros en Doctor Aquilino Hurlé y Juan Alonso. José Carlos Fernádez Sarasola, de Ciudadanos, entiende que la forma de ejecutar la sentencia es competencia de Movilidad y Obras Públicas, pero recuerda que “son las mismas áreas que motivaron” que el “cascayu” acabase en los tribunales. “Si el PSOE estuviese en la oposición, ya habría pedido dimisiones”, reprocha.

Laura Tuero, de Podemos-Equo, ve “posible y compatible” cumplir con al sentencia judicial “manteniendo los criterios de sostenibilidad y calidad de vida” con la senda verde y el carril bici, y sigue apostando por el anteproyecto del Muro, que aboga por dejar el paseo con un único vial de servicio: “Lo urgente y fundamental es tener un proyecto definido, con financiación y plazos, para comenzar en este mandato la remodelación necesaria”.

La popular Ángeles Fernández-Ahúja preguntará este martes en la comisión de Movilidad “cómo y cuándo” se ejecutará la sentencia. “Debe ser cuanto antes y entendemos que la solución pasa por dejar el Muro lo más parecido posible a como estaba antes, garantizando el doble sentido, pero también garantizando la seguridad de peatones y ciclistas”, sostiene. Ve con dudas si esa seguridad se cumpliría con un sistema de bolardos. Cree, además, que el plan definitivo debe pararse: “A estas alturas lo mejor es que lo presenten en su programa electoral. No deberían hipotecar nuestro futuro”. Eladio de la Concha, de Vox, cree que el gobierno local intenta acatar el fallo judicial “a regañadientes” y con una actuación “de mínimos”. Su formación defiende recuperar el tráfico tal y como estaba antes de la pandemia y reprocha al gobierno estár “intentando ganar tiempo” para licitar las obras de su plan definitivo.

El aval, más cerca

Stop Muro se reúne hoy por la tarde con sus abogados para aclarar cómo van a presentar el aval de 47.958 euros “sin meterse en líos”. “Siempre hemos sido transparentes, pero nunca habíamos tenido que hacer algo así y tenemos que asegurarnos de dar con la forma de poder devolverle luego a la gente sus aportaciones. Porque es que estamos cada vez más convencidos de que podemos ganar también ante el Tribunal Superior de Justicia”, asegura Manuel Robledo, presidente de la asociación: “Es verdad que es difícil, pero la gente está reaccionando”, agradece. Hasta ahora el formato más idóneo apunta a que serán papeletas de lotería con 15 euros de donativo, porque podrían usarse después como “justificante” para recuperar el dinero.

Compartir el artículo

stats