Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma definitiva del Muro se frena hasta la sentencia final del “cascayu”

El edil de Obras Públicas renuncia a dar plazos para el proyecto y se abre a cambios | Foro pide la dimisión del concejal de Movilidad: “Es indigno”

Viandantes por distintas zonas de paseo del Muro, con el “cascayu” a la izquierda. | Ángel González

El gobierno municipal del PSOE e IU seguirá adelante con la ronda de presentaciones de su plan de reforma del Muro y con la búsqueda de un consenso social y político sobre la operación, pero sin comprometer fechas de presentación del proyecto definitivo, de su licitación o del inicio de las obras hasta que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias se pronuncie sobre el “cascayu”. “Es responsable esperar al TSJA para poder seguir con el proyecto”, contestó ayer en el Pleno el edil socialista de Obras Públicas, Olmo Ron, al portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, que le exigía que concretará el cronograma de actuaciones en el Muro. El Ayuntamiento tiene recurrida la sentencia ganada por Stop Muro en primera instancia y que impone, y así lo ha ordenado la jueza, recuperar el doble sentido del tráfico en esa zona del Muro, operación que se hará en cuanto los demandantes presenten un aval de casi 48.000 euros.

“Por un lado, está el proceso judicial y, por otro, el anteproyecto de reforma del Muro, que es muy ambicioso con cerca de 16 millones de inversión”, explicó Ron, que asumió que el diseño que ahora se ha puesto sobre la mesa puede sufrir cambios, pero no por el resultado de esa batalla en los juzgados sino porque “es un documento vivo”. “Un documento de trabajo”, añadió. Ron hizo un llamamiento a los grupos de la oposición para que hicieran aportaciones al diseño como están haciendo los colectivos sociales.

Pero por mucho que el edil socialista quiso separar ambas iniciativas, su respuesta no convenció a Ciudadanos. “Suponemos que tendrán varias alternativas porque si el TSJA no les da la razón y hay que volver al doble sentido, el plan de ahora es una entelequia”, aseguró Sarasola para quien es imposible que las obras puedan empezar antes de final de año como plantea el gobierno. El anteproyecto que defiende el gobierno limita el tráfico a un carril de servicio en una sola dirección, en principio. El resto de Cimadevilla al Rinconín es área peatonal, zona verde y espacios estanciales.

Aunque la de Ciudadanos era la única iniciativa plenaria sobre el Muro, el edil forista Pelayo Barcia no desaprovechó la oportunidad de sacar la sentencia del “cascayu” a colación en un debate sobre la ordenanza de movilidad. Barcia colocó su diana en el concejal de Movilidad, Aurelio Martín, a quien pidió que dimitiera. “En la vida hay que saber perder, por lo menos la Alcaldesa ha asumido la sentencia. Usted a lo largo de estos tres años ha demostrado su total incompetencia y ahora la indignidad de no saber perder”, concretó el forista al edil de Izquierda Unida.

La dimisión de Martín no fue la única petición de Barcia. Hubo otra: “Restituyan ya el tráfico en el Muro y déjense de triquiñuelas y subterfugios”. En este sentido, la alcaldesa, Ana González, acompañó su turno de cierre del debate para recordándole a Barcia que “un proceso judicial tiene distintas fases”. “Estamos en una de esas fases, pero esto sigue”, aseveró.

Compartir el artículo

stats