Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roberto Fernández Álvarez Director del Patronato Deportivo Municipal

“El torneo ATP al que aspira Gijón se haría en un interior, no sería como la Davis”

“El Sporting debería reintegrar el dinero de Mareo a las arcas municipales, sería un ejercicio de respeto a la ciudad que le salvó”

Roberto Fernández, ayer, en su despacho del Centro Municipal Integrado de El Coto. | Ángel González

Roberto Fernández Álvarez (El Entrego, 1963) dirige el Patronato Deportivo Municipal de Gijón desde 2009. Con motivo del 40.º aniversario del organismo, explica los proyectos deportivos que tiene por delante, así como las asignaturas pendientes del organismo.

–¿Cuál es la clave de su trabajo?

–Trato de gestionar grupos de personas. Desarrollamos un programa que busca lo mejor para el ciudadano dentro de la actividad física. Para ello nos valemos de un equipo administrativo y económico; y gente que colabora conmigo en el día a día pensando y definiendo programas, eventos, actividades y cursos. Luego, una parte fundamental es la conservación y el mantenimiento de las instalaciones deportivas. Aunque creo que hay que cambiar el chip. No todas las actividades tienen por qué hacerse en instalaciones deportivas.

–¿Habla de sacar el deporte a la calle?

–Creo que el medio urbano es una instalación deportiva maravillosa. Hay que sacarle el máximo rendimiento para visibilizar aún más lo que ofertas al ciudadano. El concepto de que el deporte se tiene que hacer solo en pabellones, salas o piscinas creo que está ya superado. El deporte tiene que tomar la calle, bien sea en un evento oficial, popular o dando a conocer las actividades y programas. Qué mejor que el Náutico, Poniente o la calle Corrida. En la pandemia se vio que hay que tener capacidad e imaginación para que la gente siga haciendo actividad física.

–El Patronato cumple 40 años. ¿Qué balance hace?

–En Asturias, cuando se habla de deporte y actividad física, se habla de Gijón. Una de las decisiones importantes que tomó el Ayuntamiento hace cuatro décadas fue crear un organismo autónomo que difundiera la práctica de la actividad física y el deporte. Dos Copas Stadium, concedidas por el Consejo Superior de Deportes (CSD), creo que lo justifican todo.

–¿Y qué balance hace de sus 13 años al frente?

–Trabajar para una ciudad en la que el deporte ocupa un lugar privilegiado, entusiasma. Ver que planteas proyectos y la parte política los apoya, valora e incentiva es una recompensa. Esto no deja de ser un trabajo de equipo. Si no tuviera apoyo en la estructura del Patronato no conseguiría nada.

–¿Alguna asignatura pendiente?

–Muchas. Si no tenemos ambición no tenemos nada. Deberíamos intentar que la tramitación administrativa fuera más ágil y sencilla. Notamos que vamos excesivamente lentos en el desarrollo de aplicaciones dentro de la estructura del Patronato para que un usuario pueda ver en vivo y en directo la oferta y el nivel de aceptación tiene. También tenemos que intentar que nuestras ayudas y proyectos se gestionen de forma simple, adecuar y modernizar nuestros programas y actividades, conseguir ajustar la oferta a la demanda o lograr que nuestras instalaciones sean más versátiles. Estamos trabajando con un parque de instalaciones muy antiguo que al final son pistas polideportivas. Espero que el plan de infraestructuras que se está redactando muestre la clave de hacia dónde tenemos que ir en la materia deportiva.

–¿Hacia dónde cree usted?

–Tenemos que tener un concepto mucho más abierto. Hay una demanda hacia el deporte de sala: como baloncesto, balonmano, voleibol o fútbol sala. Es una realidad que no podemos atender en la totalidad que nos piden los clubes. La redacción del plan de usos de la Universidad Laboral será una de las claves. Las pistas polideportivas de esa zona están obsoletas y con el nuevo plan se quiere dar cabida a los deportes no convencionales. Nos gustaría contar con una pista o dos de voleibol, una de pumptrack, una zona de calistenia o un skatepark de una connotación mayor, en la que se puedan albergar eventos.

–¿Es Gijón una ciudad puntera en materia deportiva a nivel nacional o aún queda?

–Creo que a Gijón no le falta nada. Lo que le falta es Asturias, que no tiene una buena red de comunicaciones. Es una deuda pendiente que no hemos sabido solucionar. Este problema está limitando que acontecimientos deportivos de carácter internacional se puedan desarrollar en la ciudad. Si al prestigio que ya tenemos le sumáramos una buena red de comunicaciones seríamos una referencia absoluta. A nivel personal me parece triste tener que ir a Bilbao o Santander para poder volar a países europeos.

–El pabellón de Gijón-Oeste está pendiente de construcción. ¿Para cuándo estará?

–Están finalizando el proyecto y evaluando el incremento de costes. Hay que ser cautos. Parece ser que va a tener un coste un poco elevado. La parte política creo que parará, pensará y determinará cómo gestionarlo. En este momento están pendientes de recibir la información del servicio de arquitectura con todos los detalles.

–¿Hay más proyectos encima de la mesa?

–En estos momentos lo que tenemos que hacer es conservar lo que ya hay, que ya cuesta muchísimo dinero. Queremos dar solución a problemas graves de goteras en instalaciones que superan los 25 años de antigüedad. Además, dar entrada y poder desarrollar la segunda parte del complejo deportivo de la Laboral.

–¿Terminará llegando el torneo de tenis ATP de Moscú a Gijón?

–Tenemos que ser cautos. Un torneo de la ATP siempre es de prestigio, trae calidad deportiva y proyectaría a Gijón en el mundo. Los proyectos hay que verlos todos en su justa dimensión: implicación económica, tareas administrativas... En caso de que llegara, me gustaría que también lo hiciera al ciudadano de a pie. Además del deportivo, un torneo de estas dimensiones también tiene un impacto económico e intangible en la ciudad.

–En caso de que llegara. ¿Dónde y cómo se celebrará?

–No se repetiría un esquema similar a la Copa Davis cuando vino. Planteamos que sea en un interior. Aún no sabemos qué instalación reúne los requisitos de acuerdo al manual de organización y condiciones que pone la ATP.

–¿Debería el Sporting recomprar Mareo al Ayuntamiento con el dinero de los fondos CVC?

–Mareo es una instalación municipal y el Sporting debería reintegran ese dinero a las arcas municipales. Creo que sería un ejercicio de respeto y consideración hacia la ciudad que le salvó.

–¿Cómo ve la subsunción del Patronato en el Ayuntamiento, proceso anunciado?

–Hay que hablarlo en profundidad y con tranquilidad, escuchando a todas las partes. Los sindicatos tienen mucho que decir, ofrecer y explicar. Encima de la mesa tiene que haber un debate de ideas, pero creo que ahora mismo no es el momento. En todo caso, no se vería reducido el presupuesto y jamás supondría una reducción de empleos.

Compartir el artículo

stats