Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón obliga a 107.000 vehículos a exhibir la etiqueta ambiental para poder circular

La norma, que permite el paso a los coches más antiguos, multa con 90 euros desde el 1 de junio a quien no lleve el distintivo pudiendo hacerlo

A los propietarios de los más de 107.000 vehículos con derecho a etiqueta ambiental registrados en Gijón –a fecha del 31 de diciembre de 2021– les queda menos de una semana para colocar la pegatina del color que corresponda en su luna delantera. El próximo miércoles, día 1 de junio, entra en vigor en Gijón la obligación de exhibir ese distintivo para “todo vehículo que circule o estacione” por la ciudad. Eso afecta a turismos, autobuses, camiones, ciclomotores y motocicletas. El incumplimiento conlleva una multa de 90 euros. Los vehículos más antiguos, sin derecho a la pegatina, podrán seguir circulando por la ciudad, aunque ya no pueden aparcar en la zona ORA.

Llevar la pegatina ambiental, quien tenga derecho a ella, es una de las obligaciones de carácter medioambiental incluidas en la ordenanza de movilidad sostenible. Su cumplimiento se exige ahora porque en la disposición transitoria primera de la ordenanza se fijaba su entrada en vigor a los doce meses de su publicación. La ordenanza se publicó en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) el 31 de mayo de 2021 para su entrada en vigor al día siguiente.

El distintivo ambiental es una manera de clasificar los vehículos en función de su eficiencia energética. Hay cuatro categorías: 0 emisiones (azul), Eco (azul y verde), C (verde) y B (amarilla). Su uso se reivindica como una herramienta eficaz para que se puedan diferenciar los coches que más o menos contaminación en, por ejemplo, episodios de alta contaminación que exigen tomar medidas en el tráfico. Tampoco es ajena la fórmula a los controles de acceso a las futuras zonas de bajas emisiones. Gijón, como ciudad de más de 50.000 habitantes, tiene la obligación de ponerlas en marcha. El planteamiento es que La Calzada sea la primera gracias a los fondos europeos, pero también se reconvertirán en ZBE parte del Centro y de Cimadevilla.

La exhibición de la pegatina era, hasta ahora, voluntaria en Gijón pese a que desde el pasado 1 de abril solo este tipo de vehículos tienen derecho a aparcar en la zona ORA. El problema para aparcar en ese ámbito no estaba en tener colocado o no el distintivo ambiental a la vista. Simplemente el parquímetro no da tique a los coches sin distintivo al teclear la matrícula en el dispositivo. Sin ese tique aparcar conlleva una multa. Según el censo de cierre de 2021 en Gijón hay 48.180 vehículos sin distintivo ambiental de uso habitual, que se elevan a 52.406 si se computan también remolques, tractores...

El distintivo, según el procedimiento fijado por la Dirección General de Tráfico, cuesta cinco euros y se puede conseguir en las oficinas de correos. Aunque no solo. También está permitido que los tramiten talleres de redes autorizadas, como los de la Confederación Española de Talleres (Cetraa), gestores administrativos, el Instituto de Estudios de Automoción y la asociación Ganvam en el caso de flotas.

Este nuevo cambio impulsado desde la ordenanza de movilidad ha generado enfrentamiento político en el Ayuntamiento. Sin ir más lejos, el pasado lunes el edil forista Pelayo Barcia incluía la eliminación de este requisito dentro de una batería de siete medidas de reforma de la ordenanza que daban forma a una iniciativa plenaria. La propuesta global no salió adelante por los votos en contra de los tres partidos de la izquierda.

Compartir el artículo

stats