Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio para las madres de la casa de gestantes de El Natahoyo

Las Hermanas de los Pobres reciben 3.000 euros en la basílica por su labor: “Hemos nacido para apoyar la vida, no para quitarla”

Por la izquierda, Manuel Robles, María Romero, María Dolores Soria y Mauricio Mata, ayer, en el salón de actos de la basílica del Sagrado Corazón de Jesús. | Ángel González

La Congregación de las Hermanas de los Pobres y e Hijas del Sagrado Corazón de Jesús recibió ayer 3.000 euros del premio de la Misericordia, concedido por la basílica y cofradía del templo homónimo. “Hemos nacido para apoyar la vida, no para quitarla”, sostuvo la hermana María Romero, quien acudió al salón de actos del templo en compañía de la hermana María Dolores Soria. La labor de apoyo que ambas religiosas realizan en la nueva casa de mujeres gestantes y sin recursos –situada en la calle Pavía de El Natahoyo– ha sido el motivo por el que se les ha concedido el primer distintivo de la misericordia a la labor social, que de esta forma quedará instaurado para próximos años.

El dinero irá destinado de forma íntegra a la adquisición de mobiliario para la casa, destinado a ayudar a las mujeres que actualmente se encuentran en ella –con cinco apartamentos– y que está regentada por las hermanas Romero y Soria. “Cuando nos dijeron la cifra no nos lo podíamos creer”, celebró María Dolores Soria. A día de hoy son tres las mujeres que se encuentran en el hospedaje: una madre con una hija de diez meses, otra con dos hijas de siete y diez años y una última que tiene un niño de nueve años y espera salir de cuentas del segundo a finales de este mes de junio. “Las acompañamos y las enseñamos a vivir una vida normal, como la de cualquier otro. Ellas se forman, hacen cursos, mientras nosotras nos hacemos cargo de sus hijos”, explicó la hermana María Dolores Soria.

Durante el acto de entrega del sobre con el dinero, el rector de la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, Manuel Robles, apuntó que “las obras sociales se hacen con las palabras de los ricos y con el dinero de los pobres”, así como que “todas las acciones grandes empiezan siendo pequeñas, de lo contrario se mueren”.

Compartir el artículo

stats