Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La supresión del “cascayu” avanza con la retirada del mobiliario urbano

La zona peatonal se queda sin bancos y los operarios empiezan a borrar parte de los tramos coloridos para restituir las marcas viales de tráfico

Finaliza la retirada del mobiliario público del "cascayu"

Finaliza la retirada del mobiliario público del "cascayu" Marcos León

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Finaliza la retirada del mobiliario público del "cascayu" Sandra F. Lombardía

La supresión del “cascayu” para restituir el tráfico rodado en doble sentido en el paseo del Muro dio ayer uno de sus pasos más significativos: la retirada de buena parte del mobiliario urbano, incluidos todos los bancos. Los operarios, que siguen con el picado de asfalto para la instalación de semáforos –la labor técnicamente más compleja de toda la reforma, en general sencilla–, comenzaron también ayer, segunda jornada de labores, a borrar algunos tramos coloridos para facilitar en los próximos días el repintado de las marcas viales para conductores. En menos de dos semanas, los coches volverán a pasar por ese carril.

El “cascayu” sigue siendo transitable hasta la escalera 12, la zona donde hasta ayer avanzaban las obras para la instalación de semáforos, que exige cerrar el área de trabajo con vallas para evitar caídas. También ayer se comenzaron a retirar papeleras y se iniciaron las primeras labores de fresado de asfalto para eliminar algunos tramos coloridos, en concreto, unas líneas rojas que flanqueaban los parches del “cascayu” y que se habían trazado sobre las viejas marcas viales que ahora deben reponerse.

Picado en el asfalto para instalar semáforos. | Marcos León

Este repintado, junto a la retirada de los bloques de hormigón, será la última tarea a realizar. Mientras tanto, en los próximos días, se iniciará la colocación de nuevos separadores para evitar accidentes tras la reapertura al tráfico. En concreto, en el carril bici –que se mantendrá al otro lado de la mediana– se instalará una barrera de separadores de caucho, igual a la que ya tiene a su otro lado. Y, en la senda verde peatonal más próxima al paseo, que también se “indulta” en esta reapertura, se instalarán hitos metálicos de color verde para evitar posibles salidas de vía. Los operarios, que tendrán lista la reforma, se espera, a inicios de julio, deben retirar 99 elementos, entre ellos los 30 bancos ya eliminados –se guardarán en los almacenes municipales de Cerámicas Piti– y 21 barreras de hormigón.

Compartir el artículo

stats