Los responsables gijoneses de Otea, la patronal asturiana del turismo y la hostelería, han formalizado ante el Ayuntamiento de Gijón la petición de que se cierre al tráfico una parte sustancial del barrio del Carmen para favorecer sus usos hosteleros los fines de semana del verano. El objetivo supone ceder a las terrazas parte del espacio que ahora transitan los coches ampliando así el carácter peatonal de la zona y dando mayor seguridad, de paso, a quienes disfrutan del ocio en ella. No es una propuesta nueva. De hecho, esos cierres puntuales se han producido a lo largo de varios veranos.

El año pasado, y también tras una petición de Otea, el Ayuntamiento procedió a mediados de julio al cierre al tráfico de las calles Zamora, Linares Rivas y Blanca de los Ríos, hasta el cruce con la calle Numa Guilhou. Lo que se hizo entonces, en concreto, fue un corte de tráfico efectivo los viernes en horario de 14.00 horas a 00.30 horas, y los sábados y domingos desde las 13.00 a 01.00 horas, y que se mantuvo los meses de julio, agosto y septiembre. Un corte, en todo caso, que no afectaba a la recogida de basuras y a las posibilidades de acceso en caso de alguna emergencia.

La intención de Otea es que se pueda repetir este operativo los fines de semana y, en principio, el Ayuntamiento parece dispuesto a asumirlo como en temporadas veraniegas. Aunque el planteamiento inicial es cortar las calles de viernes a sábado, desde Otea se quiere mantener abierta la puerta a que el cierre se puede prolongar a toda la semana. Se trata de que el barrio del Carmen, uno de los de mayor concentración de locales hosteleros de la ciudad y donde el recurso a las terrazas es la opción mayoritaria ante el escaso tamaño de los negocios, pueda aprovechar al máximo el tirón de un verano ya sin obligatoriedad del uso de mascarillas, sin restricciones en materia de distancia de seguridad y donde la ciudad recupera su programación festiva y de ocio veraniego.

El cierre al tráfico de las calles también facilita el operativo de trabajo de los hostelero, en cuanto a los elementos que conforman la terraza y que no tendrán que sacar y meter constantemente.