Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto para la reforma final del Muro obliga a cambios profundos en la normativa

El plan urbanístico de 2004 que exige el doble sentido también impone crear espacios culturales y un jardín de invierno en el cruce con Ezcurdia

Pie de fotoxxxxxxx. | firma

El Muro, eje emblemático de Gijón, ha entrado esta semana en otra fase de cara al futuro. El Ayuntamiento está rebobinando en su decisión inicial, avalada por un informe del jefe de la asesoría jurídica, de impulsar la reforma del paseo con la máxima peatonalización posible sin modificar previamente el plan especial, que fija los límites urbanísticos. Ahora, tras la sentencia que declaró nulo el “cascayu”, con dudas del PSOE respecto a la seguridad jurídica de obviar la revisión del texto y con la advertencia por parte de la secretaria municipal de que ese documento de 2004 está desfasado, está sobre el tapete la posibilidad de rehacerlo, lo que requerirá de una tramitación de al menos un año, algo que probablemente impedirá el inicio de las obras de este mandato. Paralelamente, el gobierno local podrá redactar el proyecto de reforma a partir del anteproyecto que presentó en abril.

El anteproyecto para reformar el Muro va desde el Ayuntamiento hasta El Rinconín, por lo que afecta sólo a una parte del ámbito del plan especial, que ordena el paseo marítimo entre Cimadevilla y La Providencia. El principal punto de conflictividad social ha sido el relativo al tráfico rodado. El texto de 2004 contempla dos alternativas: mantener un carril de circulación de 3,5 metros en cada sentido (pero peatonalizando el entorno del martillo de Capua) o la peatonalización completa del paseo con un único vial de servicio de 4,5 metros sin asfaltar y delimitado por bolardos, soterrando el tráfico o justificando su desvío a otros itinerarios. El anteproyecto plantea una plataforma única, adoquinada, de 7 metros, de los que 4,5 se destinarían a un vial de servicio y los otros 2,5 metros para carril bici. Al tener siete metros, esta plataforma única puede ser fácilmente reconvertible a dos carriles para el tráfico, uno en cada sentido. El túnel se descarta por completo.

El ancho del carril bici es acorde a lo establecido en el plan, un mínimo de 2,25 metros y que enlace con el tramo de carril bici que va desde el Rinconín hasta las inmediaciones del puente del Piles, y al que también habría que dar continuidad hacia Cimadevilla. El anteproyecto tampoco incluye el aparcamiento subterráneo de 450 plazas bajo la avenida de Rufo García Rendueles que se establece en el plan especial. La pérdida de plazas en superficie previstas con el anteproyecto para la reforma del paseo se compensarían con la creación de parkings disuasorios en el entorno, además de la regulación de la ORA con reserva de plazas para los vecinos en el barrio de La Arena.

La filosofía en ambos documentos es la de ganar espacio para el peatón. Entre otras cosas con la ampliación en tres metros de la acera junto a los edificios. El anteproyecto prevé mantener la acera del paseo tradicional y entre esta y la plataforma única habilitar un gran corredor verde transitable de casi 15 metros de ancho tras la eliminación de la medianera. En cuanto a los espacios singulares, el plan especial contempla varios para la instalación de equipamientos para actividades culturales y de ocio, en los tramos que van entre los cruces con Emilio Tuya y Premio Real y Canga Argüelles y Manso. También plantea, en el entronque con la calle Ezcurdia, la instalación de una marquesina con plataforma hundida para la protección del viento, a modo de jardín de invierno.

El anteproyecto prevé plazas en las zonas de las calles Caridad, Manso, Emilio Tuya y la zona del Balneario. Además, en los Jardines de Juan Ramón Pérez Las Clotas se hará una plaza central verde; el Náutico, ensancha sus aceras e incorpora un gran parque infantil, manteniendo otra parte para eventos e incorporando dos edificios para Salvamento Turismo; la rotonda deprimida del Piles (no prevista en el Plan Especial) se reconvierte para actuaciones de arte en la calle; se crean nuevos jardines en la esquina entre el Río Piles y el Paseo del Doctor Fleming y en la zona de las “chaponas” se crea una plaza con gradas vegetales, que puede acoger actividades culturales.

El Plan de 2004 además establece limitaciones al tipo de pavimentación admisible, el arbolado, la señalización y el mobiliario urbano, consideraciones sobre el edificio de la asociación de vecinos de La Arena e indicaciones normativas genéricas sobre proyectos de jardinería.

Compartir el artículo

stats