Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Musel reexporta carbón ruso al Magreb tras la negativa de Arcelor a usarlo

La compañía recurre a Australia para reemplazar, a mayor precio, el mineral del gigante europeo, de donde aún espera varios cargamentos

Acopios de carbón en el puerto de El Musel. | Ángel González

Operadores de carbones de El Musel preparan la reexportación a países del Magreb de carbón de uso en siderurgia y metalurgia que habían importado de Rusia. Uno de los motivos es la decisión de ArcelorMittal de dejar de adquirir a intermediarios el mineral con ese origen, dentro de varias semanas. La compañía, no obstante, aún sigue importando directamente carbón de Rusia para su factoría gijonesa, dado que las sanciones de la Unión Europea no afectan hasta el 10 de agosto al mineral de este país, siempre que su contrato de compraventa se haya cerrado antes del pasado 10 de abril.

Arcelor no es la única compañía asturiana que adquiere carbón siderúrgico, pero sí la principal. La multinacional ya había establecido una primera limitación al mineral procedente de Rusia, a principios del pasado mes de marzo. Para entonces comunicó el rechazo a aceptar cargamentos cuyo origen fuera el puerto fluvial de Rostov, próximo a la región ucraniana del Donbás y por el que Rusia exporta el carbón expoliado en los yacimientos de esa región ucraniana, que es cuenca minera. Desde entonces, la factoría asturiana ha seguido recibiendo cargamentos de carbón procedente de Rusia y tiene varios más pendientes de entrega, con dudas de si podrán llegar a El Musel a más tardar el 9 de agosto, fecha límite en la que no tendrá problemas para pasar la aduana.

Mientras, intermediarios que operan en el puerto gijonés ya han cancelado contratos con empresas mineras rusas por causas de fuerza mayor, y preparan envíos de mineral que tienen en El Musel a países como Marruecos y Argelia, para empresas metalúrgicas y siderúrgicas. Ante el conflicto de la UE con Rusia por su invasión de Ucrania, Arcelor también comenzó hace meses a buscar alternativas al carbón ruso, sondeando la posibilidad de compras en Sudáfrica y Perú, por ejemplo. La principal fuente de sustitución del carbón ruso será Australia en lo que respecta al carbón coquizable, estando garantizado el suministro y los parámetros de calidad del mineral, si bien el precio es sensiblemente más elevado que el que la compañía desembolsa por el carbón ruso. Además de en las baterías de coque, Arcelor también emplea otros tipos de carbones en los hornos altos (el PCI) y en el sínter.

Una gran máquina de imasa para ArcelorMittal brasil. La empresa asturiana Imasa Ingeniería y Proyectos embarcó ayer en el puerto de El Musel, con destino a la planta de ArcelorMittal en Tubarao (Brasil), un carro de carga para baterías de coque. La máquina, de 165 toneladas de peso, fue diseñada por Imasa en Llanera.

Una gran máquina de imasa para ArcelorMittal brasil. La empresa asturiana Imasa Ingeniería y Proyectos embarcó ayer en el puerto de El Musel, con destino a la planta de ArcelorMittal en Tubarao (Brasil), un carro de carga para baterías de coque. La máquina, de 165 toneladas de peso, fue diseñada por Imasa en Llanera.

Por otro lado, Arcelor hizo pruebas hace unos meses con antracita extraída en un mina del Suroccidente de Asturias, la cual tiene una escasa producción. Los 1,05 millones de toneladas de carbón procedente de Rusia que se descargaron en El Musel el año pasado hicieron del puerto gijonés el quinto de España en movimiento de mercancías con origen o destino en puertos rusos.

Las empresas mineras rusas, por su parte –que paradójicamente suelen tener su sede social en la UE, en un paraíso fiscal como es Chipre– están tratando de redirigir sus envíos de carbón y no sólo hacia consumidores de países que no les ponen trabas. Entre otras estrategias, están realizando algunos acopios en puertos turcos, lo que podría dar lugar a la picaresca de que intentaran hacer pasar por mineral de otro país carbón que realmente es ruso, para burlar las sanciones de la UE, como ya llevan tiempo haciendo pasar por ruso carbón expoliado en el Donbás, explican las fuentes consultadas. En todo caso, en la documentación aduanera se debe reflejar el origen de la mercancía y la trazabilidad de su recorrido. En el caso del carbón, el origen real además podría determinarse con análisis de laboratorio.

Compartir el artículo

stats