Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón incentivará los sectores cultural y sanitario como motores económicos

Más zonas verdes, la pacificación del tráfico y aprovechar los residuos se marcan como retos en el primer documento de la Agenda Urbana

Cristina Sariego expone los resultados del proceso de participación en la primera fase de la Agenda Urbana en el salón de recepciones del Ayuntamiento ante la mirada de la directora general de Innovación, Patricia García Zapico. | MARCOS LEÓN

Un millar de personas han participado en las reuniones, encuentros y talleres de la primera fase de elaboración de la Agenda Urbana, el documento que fijará la hoja de ruta que seguirá Gijón de aquí a 2030 para convertirse en una ciudad sostenible, inclusiva y resiliente. “Una ciudad que resista situaciones límite como la que acabamos de pasar sobreponiéndose a ellas”, matizaba Patricia García Zapico, directora general de Innovación y Promoción de Gijón en el Ayuntamiento . Lo que se acaba de cerrar es la fase de diagnóstico como radiografía de la situación actual que permita saber de dónde se parte antes de decidir a dónde se quiere ir .

Ahora toca fijar el marco estratégico y definir el plan de acción que describa las medidas de actuación y los recursos. La aprobación definitiva de la Agenda Urbana irá al Pleno del 12 de septiembre. Una fecha inamovible para cumplir con los compromiso de la Unión Europa. No solo porque la Agenda Urbana de Gijón es uno de los proyectos financiados desde el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia sino porque la aprobación de este documento es requisito para presentarse a diferentes líneas de financiación de los fondos europeos.

Diez objetivos y algunas reflexiones


1. Ordenar el territorio, conservarlo y protegerlo. Ampliación, con distribución territorial, de zonas verdes y apostar por el equilibrio entre el desarrollo industrial y la protección del paisaje. 

2. Evitar la dispersión urbana y revitalizar la ciudad. Espacio público como palanca para dinamizar la convivencia y rehabilitación urbana.

3. Reducir el impacto del cambio climático y aumentar la resiliencia. Planes de energía renovables, eficiencia energética y usos del agua como herramientas contra la contaminación.

4. Apostar por la sostenibilidad y la economía circular. Reducir la generación de residuos y mirarlos como nuevas materias primas

5. Implementar una movilidad sostenible y de proximidad. Pacificación del tráfico, peatonalización, transporte público y una movilidad de proximidad.

6. Garantizar la cohesión social, la equidad y la igualdad. Promover el bienestar ciudadano a través de estrategias municipales basadas en el cuidado y la inclusión. Promover valores de equidad y cohesión.

7. Impulsar la economía urbana. Fortalecer la digitalización, promover las economías verde y azul y alinearlos con motores económicos, de conocimiento y con la marca Gijón.

8. Promover el acceso a la vivienda. Rehabilitación y planes de gestión integrales en los parques de vivienda.

9. Liderar la innovación digital. Reducir la brecha digital y fomentar la digitalización.

10. Mejorar la gobernanza. Fomentar la participación ciudadana.

Las acciones que se definan en este plan tendrán que dar respuesta a las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que los gijoneses han descrito en este diagnóstico. Ordenar el territorio es el primero de esos retos. La ausencia de zonas verdes en algunos barrios o la pérdida de población en el sector primario se ven como problemas. Las propuestas de avance en este campo van por el desarrollo de un Gijón más natural, la ampliación sostenible del Parque Tecnológico, recuperar la fachada marítima, definir estrategias alternativas de desarrollo de los núcleos rurales y buscar el equilibrio entre el desarrollo industrial y la protección de los valores del paisaje.

La promoción de empresas de economía verde y economía azul son líneas de futuro que se plantean para impulsar la economía urbana pero no solo. Vuelve a asumir un protagonismo especial el Parque Tecnológico y se reivindican tanto Laboral Ciudad de la Cultura como Tabacalera como motores económicos además de culturales. Otros caminos a tantear son convertir Gijón en capital logística gracias a la Zalia y aprovechar la ampliación de Cabueñes para desarrollar el sector sanitario. Sin olvidarse de la digitalización y la marca Gijón en turismo, La apuesta por la economía circular tiene capítulo propio. Gijón reivindica la mejor gestión de los residuos pero también pensar ellos como nuevas materias primas.

Las medidas de movilidad sostenible son, ahora mismo, motivo de polémica pero el dafo elaborado evidencia que una de las debilidades de Gijón es el elevado uso del vehículo particular. Otra de las mas reseñables es que se mantenga el paso de camiones por Cuatro Caminos consolidando los problemas de contaminación de la zona oeste. Las quejas incluyen una red de transporte público insuficiente, necesidad de infraestructuras para bicicletas y patinetes, que siga pendiente el metrotrén y las carencias de aparcamiento. Problemas a los que se pretende dar respuesta con las acciones del Plan de Movilidad, también en elaboración.

En el nuevo itinerario de trabajo que ahora se abre –fase de marco estratégico y fase de plan de acción –se repetirá el mismo sistema de participación ciudadana seguido hasta ahora y que se remata con un triple sistema de enriquecimiento de los documentos al pasarlos por el consejo sectorial de Infancia y Adolescencia, una conferencia estratégica y una reunión monográfica de la comisión municipal de Participación, como la que tuvo lugar ayer.

La búsqueda de la mayor participación posible ha hecho que el Ayuntamiento convierta los problemas en oportunidades y ya que el trabajo hay que hacerlo en agosto aprovechará la Feria de Muestras para tener allí un espacio donde recopilar ideas para ese plan de acción.

Compartir el artículo

stats