Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo masivo de las asociaciones de guardias civiles a la fusión de comandancias

Seis de las siete entidades que representan a los agentes piden tumbar la unión ante el Consejo Superior: "A la larga, supondrá recortes"

Comandancia de la Guardia Civil de Gijón. MARCOS LEON

La fusión de las comandancias de Gijón y Oviedo de la Guardia Civil se sometió ayer a consulta en la reunión del Consejo del cuerpo en Madrid, un trámite que hasta ahora no se había efectuado y que exigió el Tribunal Supremo, como marcaba la ley, y que ayer se saldó con la abstención de una de las siete asociaciones que representan a los agentes y el voto en contra de las seis restantes. Un resultado que los grupos ya sabían que no serviría para frenar el plan –el Consejo, de carácter consultivo, lo integran 16 miembros de estas asociaciones y otros 16 coroneles y generales de la cúpula del cuerpo, que votaron a favor– pero que, esperan, servirá para visibilizar el "descontento general" de la plantilla ante una fusión que, se teme, "a la larga provocará recortes de personal".

Explica Roberto Estrada, portavoz de Jucil, que en general los agentes no es contraria a la fusión en sí misma, sino a las condiciones con las que se plantea. "Todos entendemos que lo que se busca a la larga es una reducción de la plantilla, porque la unión no viene acompañada de la reestructuración que tanto necesita el cuerpo", lamenta. "La votación se sabía que era un mero trámite, pero en la sentencia desfavorable del Supremo tampoco se veía adecuada la justificación de esta fusión, y eso es lo que queda por pelear. Está por ver si el Consejo de Ministros se atreve a seguir adelante con esto", señala, por su parte, Alberto García Llana, de la Asociación Unificada de Guardias Civiles.

Según explican estas asociaciones, la cúpula de la Guardia Civil insistió ayer en continuar con el plan de fusión y justificó la medida en, por un lado, la pérdida de población en Asturias a medio y largo plazo y, por otro, las bajas tasas de criminalidad en Gijón. "Ellos insisten en que la Guardia Civil tuvo su papel en los años de revueltas por la minería y la siderurgia y que hoy eso ya no es así, pero lo que se debería hacer ahora es trabajar en un plan que reordene los equipos, no en meros recortes", reprocha Estrada. "En Asturias faltan 300 efectivos. Deberían centrarse en eso y no en quitar más personal", completa Llana.

Compartir el artículo

stats