Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas vecinales por las obras en Calderón de la Barca: "No podemos entrar a los garajes"

El malestar de los afectados radica en el "poco tiempo" con el que la empresa avisa de los cortes: "No dan margen para sacar los coches"

Entrada cortada a uno de los garajes de la calle Calderón de la Barca.

La remodelación integral de la calle Calderón de la Barca, en el barrio de El Coto, ha generado incomodidad, pero también a alrededor de 70 personas que tienen aparcados sus vehículos en un garaje al que no siempre pueden acceder para entrar y salir. Uno de ellos es Héctor Núñez, que lamenta que "solo te avisan con pocas horas de antelación de que al día siguiente no se va a poder sacar el coche del garaje. Es un margen de poco tiempo, ya que dependiendo del turno de trabajo que tengas no tienes ningún tipo de margen".

Los trabajos en la vía comenzaron el pasado mes de diciembre con el objetivo de renovar tanto el firme de la calzada y aceras como parte del arbolado, red de alumbrado, agua y saneamiento. Durante los ocho meses que llevan las obras –a cargo de la empresa Cotodisa, por 1,1 millones de euros– Núñez asegura que les han cortado la entrada a los garajes "más de tres veces".

Si bien entra dentro de toda lógica que durante parte de los trabajos las entradas a los garajes de los edificios se encuentren bloqueadas, según explica Héctor Núñez el problema radica en el "poco tiempo" con el que se avisa a los vecinos y propietarios de dichos cortes. "Esta semana nos pasó el miércoles y jueves", recuerda el vecino, quien asegura que –tras conversaciones con el personal de la obra– "me dicen que durante los próximos quince días habrá más cortes". "Te ponen un cartel el día antes de que no vas a poder sacar el coche. Un vecino que por cualquier motivo no pase por el garaje durante esas 24 horas no puede sacar el coche y lo tiene que dejar varios días ahí parado sin moverlo", clama Núñez.

Y es que a esta problemática –que solo en el garaje de Núñez afecta a 70 propietarios de plaza de aparcamiento– se suma la escasez de aparcamiento. "Durante los días que tenemos que sacar los coches nos encontramos con unas dificultades bastante grandes para aparcar los vehículos, ya que por la zona no hay muchos sitios y tampoco tenemos más alternativas", lamenta el damnificado: "Todo el mundo en la calle que tenga un garaje está igual. Es una situación que te condiciona bastante".

Ante ella, Héctor Núñez señala que "lo que se debería haber hecho es arreglar primero la zona de los garajes". De esta forma, argumenta, "se podría entrar y salir mientras continúan con el resto de las obras". Mientras tanto, los trabajos de mejora de la calle proseguirán. Cabe destacar que las obras también incluyen la puesta en marcha de una red separativa de aguas pluviales, para separar el agua de lluvia de las fecales y poder almacenarla en un depósito para el riego, baldeo de espacios públicos o abastecimiento de fuentes.

Compartir el artículo

stats