Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banda de los Trinitarios fue desarticulada "en un estado incipiente", dice el fiscal

l El grupo estaba reclutando a jóvenes al producirse las detenciones | Fernández Caldevilla avisa de un repunte de delincuencia entre menores

Jorge Fernández Caldevilla. | I. Collín

La ciudad registra un repunte de la actividad delictiva protagonizada por menores de edad, una tendencia que ha hecho aumentar, sobre todo, casos de hurtos, lesiones y amenazas, pero también los delitos relacionados con la libertad sexual. Así lo apunta Jorge Fernández Caldevilla, fiscal decano de la Fiscalía de Menores del Principado de Asturias, que aclara que “los casos graves son excepcionales” y que intervenciones policiales recientes como las detenciones de jóvenes vinculados a los Trinitarios han permitido disolver esta banda “en un estado incipiente de su creación”, frenando la previsible escalada de delitos que se sucederían en los próximos meses.

Fernández Caldevilla vincula este auge al fin de la pandemia y al ocio juvenil: «Los casos graves son excepcionales»

decoration

Explica Fernández Caldevilla que los delitos protagonizados por menores están sufriendo “un repunte”, pero “en cifras no preocupantes” y por casos en general leves. “Solamente hubo alguno grave, como el apuñalamiento de dos menores por otro de 13 años que carece de responsabilidad penal por su edad, pero que ha sido ingresado en un centro específico para menores con problemas graves de conducta”, señala el fiscal. Esta agresión, sucedida la noche del 25 de junio, dejó con heridas graves a una de las víctimas, de 14 años, a quien una puñalada recibida en el abdomen la obligó a ingresar de urgencia en el Hospital de Cabueñes. Tuvo que pasar por quirófano varias veces, los sanitarios se vieron obligados a extirparle el bazo y, tras varias cirugías, se confía en haber logrado salvarle el riñón. Perdió mucha sangre y sigue ingresado, pero en los últimos días seguía evolucionando favorablemente.

El fiscal señala que este repunte puede ser puntual y estar motivado “por la salida de la pandemia y la mayor actividad juvenil en las zonas de ocio llegando el verano”. Aclara también la Fiscalía que los delitos más comunes registrados hasta ahora son los relacionados con “hurtos leves y lesiones o amenazas” que, en su mayoría, también tienen un carácter leve. “Los casos graves son excepcionales, aunque se detecta un aumento de los delitos contra la libertad sexual”, advierte.

Respecto a la presencia de los Trinitarios en la ciudad, destaca Fernández Caldevilla “la gran labor policial” que ha logrado “desarticular” la banda “antes de que se hayan cometido hechos más graves”. Los agentes creen que en el momento de llevarse a cabo los arrestos el grupo estaba en una fase de reclutamiento, limitándose sobre todo a la mera integración de nuevos jóvenes al grupo, aunque también constan “algunos delitos menores” que la Policía Nacional relaciona con agresiones puntuales y algunos robos con violencia, así como varios posibles delitos por . “Podemos decir que se ha disuelto (la banda) en un estado incipiente de su creación”, tranquiliza el fiscal, que explica, de los siete menores detenidos (en total se arrestaron a once personas, pero las otras cuatro sí eran mayores de edad), dos ya tenían antecedentes y han sido ingresados cautelarmente en el centro de Sograndio. A otros dos menores se les ha decretado libertad vigilada y orden de alejamiento respecto a posibles víctimas.

Compartir el artículo

stats