Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El doble sentido regresa al Muro con presencia policial para evitar accidentes

Los conductores pueden girar desde el suprimido "cascayu" a Menéndez Pelayo, con un retranqueo en Canga Argüelles, y el cruce de Eladio Carreño queda atravesado por el carril bici

Varios operarios, ayer, acabando de pintar las marcas viales para la reapertura del «cascayu» en su entronque con la calle Eladio Carreño. | Ángel González

El doble sentido de circulación ha regresado hoy al Muro tras apenas dos semanas de obras para suprimir, por orden judicial, el denominado “cascayu”. Los vehículos pueden circular desde la avenida de Castilla hasta los Jardines del Náutico desde esta mañana, en una jornada que contará con un dispositivo de la Policía Local durante las primeras horas para orientar a conductores y viandantes. “Cumplimos, por tanto, como no podía ser de otra manera, con la sentencia judicial, pero seguiremos trabajando por una ciudad con más espacios para los peatones”, señaló ayer el grupo municipal del PSOE en sus redes sociales.

Tal y como estaba previsto, los vehículos pueden incorporarse al hasta ahora tramo peatonal desde la avenida de Castilla y desde las calles Canga Argüelles, Menéndez Pelayo y Eladio Carreño. Desde el ya antiguo “cascayu”, se podrá girar a la izquierda en Menéndez Pelayo, con un retranqueo en Canga Argüelles, y en la calle Capua. Ayer, los operarios remataban las labores de pintado de marcas viales en estos entronques, siendo especialmente complejo el trazado que quedará en el entorno de Eladio Carreño, donde el carril bici –que se deja al otro lado de la mediana– atraviesa en este punto la zona del "cascayu" para volver a su trazado antiguo pegado al paseo, lo que ha obligado a colocar varios semáforos y a pintar una mediana. Además, en este punto se termina la senda verde, otro de los tramos para el peatón que se mantienen tras esta reforma "exprés", y se interrumpe ahora de forma abrupta, con dos bolardos que los separan del tráfico rodado.

Los otros dos tramos que más trabajo han dado a los operarios encargados de pintar ayer las marcas viales fueron el del entronque del Muro con Menéndez Pelayo, una calle que, de doble carril y sentido, permite incorporarse al paseo en ambas direcciones –así que para circular en dirección al Náutico también atraviesa el carril bici– y podrá usarse también como salida del Muro, recuperando el giro a la izquierda. También el de Canga Argüelles, con el retranqueo para el desvío a Menéndez Pelayo y con el carril bici en medio que, se teme, provocará más de un despiste entre los conductores.

Pregunta de Podemos

Por otro lado, el grupo municipal de Podemos-Equo anunció ayer que preguntará al gobierno, a través de la comisión de Urbanismo de hoy, si para la reforma definitiva del Muro –ahora en fase de anteproyecto– realmente será necesario modificar el plan especial de ordenación urbana y, de ser así, qué plazos barajan para resolverlo.

Compartir el artículo

stats