Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recelos vecinales por la reducción de la siega en los parques de Gijón: "Es una forma de abandono"

Algunas asociaciones temen que la medida encubra un "recorte de personal" y otras piden paciencia: "Aún hay incógnitas por despejar"

Recelos vecinales por la reducción de la siega en los parques: "Es una forma de abandono" Ana Sánchez

División vecinal ante el nuevo método de gestión de los espacios verdes por parte del servicio municipal de Parques y Jardines, basado en reducir la frecuencia de las siegas para "favorecer la biodiversidad" con un aumento de la flora y la fauna. Algunos representantes consideran que el anuncio encubre "un recorte del personal y de los recursos empleados" y otros opinan que creará una "imagen más natural" en medio del casco urbano.

El nuevo modelo, que se aplica desde hace tiempo en algunos lugares alejados de la ciudad como La Providencia, se instaurará ahora en zonas muy transitadas. Cristina Menéndez, presidenta de la Asociación de Vecinos de La Providencia, afirma que no ve conveniente extender la medida. "Me parece una manera de abandonar las zonas verdes, especialmente las rurales", afirma. Comparte el mismo punto de vista José Luis Nicieza, presidente vecinal de Veriña. Asegura que no ve clara la técnica y opina que no cree que exista beneficio más allá del ahorro en personal o material. "Si hablamos de Veriña, vamos justos de mantenimiento", apunta, por lo que sostiene que no se debe abandonar el cuidado de ninguna de las parcelas. Lo mismo opina Ángel Ramos, presidente de la asociación de vecinos de El Llano. "La única explicación que encuentro es la reducción de la superficie a tratar y por consecuencia, del personal", indica.

En las últimas semanas ya se ha reducido especialmente la siega en algunas zonas como Tremañes, el Polígono y Nuevo Roces, como inicio a la implantación del nuevo modelo de gestión. Manuel Cañete, presidente de la Federación de Vecinos de la zona urbana (FAV) y líder del colectivo del Polígono, considera que esta nueva gestión está dotada "de un gran sentido". "Es una idea formidable. Esto no quiere decir que se vayan a ver zonas sin cuidar, sino que se verán de otra manera", afirma. Desde Nuevo Roces, también coinciden con esta postura. "Confiamos en los expertos de Parques y Jardines", afirma Miguel Bernardo, presidente del colectivo vecinal. Además, sostiene que nadie debería oponerse, ya que son los técnicos del Ayuntamiento quienes tienen que ocuparse de realizar esta labor. "Solo hay que esperar a ver cómo evoluciona para emitir un juicio", afirma Bernardo.

Aún así, todos coinciden en que la experiencia piloto cuenta aún con muchas incógnitas por resolver. Fermín Entrialgo, vicepresidente de la Asociación de Vecinos "San Juan Bautista" de Tremañes, justifica en parte las actuaciones previstas. "Si una abeja pasa por una zona donde está todo segado y no tiene néctar para alimentarse, se podría morir", afirma, para pedir paciencia ante la iniciativa. "Creo que eso es lo que se pretende con estas medidas", añade. Y recalca la importancia de una buena explicación para no dejar lugar a dudas a posibles malentendidos.

Compartir el artículo

stats