Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los taxistas celebran el doble sentido en el Muro: "Agilizará mucho la circulación"

"La supresión del ‘cascayu’ facilita mucho nuestro trabajo al evitar bastantes rodeos", aseguran los profesionales del sector

Un taxi transitando, ayer, por el carril del Muro en dirección al centro de la ciudad. | Ángel González

El regreso del doble sentido de circulación al Muro levantó ayer una alegría generalizada en el sector del taxi, que desde hace tiempo denunciaba problemas de tráfico en las arterias paralelas por "constantes colapsos" en dirección al centro de la ciudad. "Ahora podremos circular con mucha más agilidad", coinciden la mayoría de los profesionales, muchos de ellos críticos con las políticas de movilidad aplicadas por el gobierno local desde que comenzó este mandato.

"Es algo que debería haberse hecho hace mucho tiempo", indica Ignacio Galán. "Ya era hora de que los políticos de turno abrieran los carriles", añade este taxista, mientras esperaba clientes en una céntrica parada. "Era algo necesario especialmente en esta época del año debido al tráfico que se genera por la llegada de turistas y la cantidad de actividades que se suceden en la ciudad", remata. No obstante, lamenta el importante número de semáforos instalados a lo largo del Muro. "Aún así, ahora se va a facilitar la disminución y fluidez del tráfico", comenta. "La reapertura animará a mucha gente a utilizar el carril de doble sentido para llegar al centro, especialmente los que viven en las zonas más alejadas", concluye.

Los miembros de las tres cooperativas de taxis locales están de acuerdo en que la medida resultará beneficiosa "para todos", tanto para los profesionales como para la ciudadanía en general. Y califican el doble sentido como "algo que era necesario hacer para evitar los atascos". Adrián Alegre también está de acuerdo con que la medida, aplicada en cumplimiento de una sentencia judicial, "traerá beneficios a la hora de transitar de un lado a otro". "No tengo dudas con respecto a los beneficios que traerá el regreso de los carriles al Muro", asevera. "Es algo que afecta a todos los ciudadanos y ayuda a evitar aglomeraciones, por lo que resulta positivo y beneficioso para todos", subraya.

Pero la supresión del "cascayu" no solo ha alegrado a los taxistas, sino también a muchos conductores que viven en zonas alejadas del centro, como Somió. "Algunos vecinos tenían que dar importantes rodeos para llegar al centro", afirma el taxista José Antonio Aller. Además, sostiene que, durante el tiempo que el Muro permaneció con un solo sentido de circulación, "había que recorrer gran parte de Gijón para llegar a zonas del centro, como a San Pedro". "Era un incordio para nosotros y para todos los ciudadanos", considera. "Considero que la reapertura debería haberse hecho mucho antes, sin necesidad de que hubiera una sentencia, ya que la avenida de la Costa era una calle colapsada a casi cualquier hora", afirma. "Esto seguro de que a partir de ahora la gente se dividirá y muchos conductores optarán por utilizar el Muro, lo que permitirá una circulación más fluida", relata. "Es mucho más cómodo a la hora de trabajar porque se evitan los rodeos. Los clientes también lo agradecerán porque los viajes serán más directos", afirma.

"Está claro que esta reapertura evitará dar muchas vueltas", insisten los profesionales del volante. Muchos de ellos recorrieron ayer mismo el espacio ocupado hasta ahora por el "cascayu", desde la avenida de Castilla a los Jardines del Náutico. La principal pega es que tan solo se puede realizar un giro hacia la izquierda, en la calle Menéndez Pelayo. "Quizás sea poco, pero menos era lo que había hasta ahora", coinciden muchos de los profesionales. También es una opinión generalizada que la reapertura de este espacio hasta ahora peatonal en plena época estival será "beneficioso" para los numerosos traslados previstos, especialmente en fechas significativas como la Semana Grande, cuando la afluencia de visitantes alcanza sus máximos anuales.

Compartir el artículo

stats