Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Areces ya da nombre al paseo de Poniente tras un sentido homenaje

"Este paseo de Tini es una invitación a no perder nunca la esperanza", dice su viuda, Marisol Saavedra

53

En imágenes: así fue el homenaje a Areces en Gijón Juan Plaza

«Este paseo de Tini, que él recuperó para disfrutarlo, será desde ahora un paseo de sentimiento para todos los que le conocimos y le quisimos. Y para los que saben recordar y valorar a las personas que dedicaron hasta el último minuto de su vida a hacer mejor esta ciudad. Y para las futuras generaciones de gijoneses y gijonesas es una invitación a no perder nunca la esperanza, a recoger el testigo para continuar el legado de tantas generaciones que en el pasado dieron lo mejor de si mismas para darnos el mejor presente posible. Esto es lo que le gustaría». Marisol Saavedra, viuda de Vicente Álvarez Areces, se dirigió hoy con estas palabras a las numerosas personas que asistieron al acto de homenaje a quien fuera 12 años alcalde de Gijón y otros 12 presidente del Principado, con el descubrimiento de una placa en su memoria en el paseo que circunda la playa de Poniente y que ha sido rebautizado como Paseo del alcalde Tini Areces.

La redenominación del paseo surgió a partir de una iniciativa de más de medio centenar de amigos de Areces que la plantearon al Ayuntamiento de Gijón, tras el fallecimiento del político gijonés en enero de 2019. En su nombre intervino el expresidente de la Asociación de Vecinos de Gijón, Juventino Montes, en un acto en el que también hablaron la alcaldesa, Ana González y el presidente del Principado, Adrián Barbón y en el que además de amigos y compañeros de viaje en las distintas etapas políticas de Areces, también estuvieron presentes dos de sus hijos y un nieto. Muchos de los asistentes depositaron rosas y claveles rojos y blancos junto a la placa en un acto que concluyó entonando la canción «Gijón del alma».

Quien fuera compañera de Tini Areces comparó «la fuerza y tenacidad de las olas» para alcanzar su meta superando cualquier obstáculo con la «personalidad arrolladora, apasionada, soñadora y profundamente generosa», del exalcalde gijonés. «Tenía la bravura de esas olas, que lo convertían en el más duro negociador, al que ninguna tormenta era capaz de someter. Y la exquisita sensibilidad para percibir los deseos, los anhelos y los sueños de las personas. Nos arrastraba a todos con su abrumadora seguridad, y esa fe inquebrantable en que nada y nadie nublaría la percepción de los sueños de bienestar y de sentirnos colmados por el empeño en conseguirlos».

Marisol Saavedra dio las gracias por «ese afecto popular que surge tan espontáneamente» en la calle o en una tertulia hacia quien fue su marido, también agradeció la iniciativa a quienes trasladaron «ese sentimiento popular» al Ayuntamiento, a la corporación y en especial a la Alcaldesa y a la Autoridad Portuaria de Gijón «por ceder este pequeño trozo de horizonte para que lleve su nombre».

«En este paseo, que él un día soñó, a partir de ahora permanecerá su esencia, ya sin tiempo definido, porque a unos metros de donde ahora es hoy, se puede regresar al ayer o saltar al mañana. Gracias en su nombre a todos por tanto cariño y por tanto respeto», concluyó.

Compartir el artículo

stats