Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Virginia Carballude | Gobernadora del Distrito 2201 de Rotary

"El empoderamiento de la mujer es uno de nuestros proyectos más bonitos"

"En Afganistán y Pakistán estamos teniendo muchos problemas en nuestra lucha por erradicar la polio; han matado a rotarios"

La empresaria Virginia Carballude, gobernadora del distrito 2201 de Rotary Club 2022/23 –que incluye las comunidades autónomas de Canarias, Castilla y León, Castilla–La Mancha, Extremadura, Madrid, Galicia y Asturias–, asiste hoy a la cena anual de la organización en Gijón, que tendrá lugar en el Club de Golf de Castiello a partir de las 20.00 horas y en la que Mariano Marín cederá la presidencia local a la también abogada Esther Morandeira.

–¿Por qué se hizo rotaria?

–Soy una persona profesionalmente desarrollada y siempre vi necesidades en mi entorno, pero no encontraba la fórmula más idónea para atenderlas. Hace veinte años, descubrí a través de unos amigos el Rotary. Es un gran grupo de personas sin egos, que se unen para ayudar y servir a los demás a través de muchos proyectos. Me abrieron unas puertas que significan mucho para mí personalmente, y me siento orgullosa de sentirme ahora rotaria. Yo, como muchos rotarios, siempre digo: "Si Rotary no existiera, habría que crearlo".

–¿Cómo es su trabajo diario?

–Hacemos un reparto según la profesión y la influencia que tenga cada uno. Cada uno se ocupa de lo que le toca más cerca de su profesión. También se tiene en cuenta la influencia que alguien pueda tener para conseguir los objetivos. Nos repartimos lo que cada uno mejor pueda hacer. Todos somos iguales.

–¿Quién forma parte de este club?

–Puede formar parte de este club a partir de los ocho años quien quiera. Este club consiste en convivir siendo diferentes, teniendo necesidades diferentes y con visiones diferentes de la sociedad. Pero, al final, nos complementamos perfectamene para ayudar.

–Es la primera mujer en llegar a su cargo. ¿Qué sintió al ser nombrada gobernadora de distrito?

–Tenemos por primera vez una presidenta internacinal y eso es un honor, más teniendo en cuenta que nosotras no entramos en este club hasta 1989, y eso no es hace mucho tiempo. Además, yo creo que para cualquier persona dentro de algo que lo vive y lo siente, que le digan que va a asumir una responsabilidad es algo fantástico. Mi distrito es tan variopinto, que caben todos los perfiles. Nos fortalece muchísimo porque somos muy interculturales, muy plurales. Es un reto, a mí me gustan los retos, lo reconozco.

–¿Cuáles son los principales objetivos que tiene pensado llevar a cabo este año?

–Tenemos un proyecto interesante y bonito que es el empoderamiento de las niñas y las mujeres, pero sin pensar en países lejanos. Consiste en conseguir que cada vez las niñas puedan optar con más facilidad a tomar sus propias decisiones vitales.

–¿Y algún objetivo relacionado con el medio ambiente?

–Tenemos el medio ambiente muy metido en la cabeza. Tenemos siete áreas de actuación muy definidas para canalizar nuestros proyectos. Los canalizamos así porque es la mejor manera de dar respuesta a todos ellos cuando llegan las subvenciones. Son siete vías, pero todas esas vías coinciden con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nosotros invitamos además a empresas a hacer colaboraciones que vayan en esa dirección. La institución pública no puede llegar a todo. Nosotros tenemos que dar esa parte, porque somos capaces de colaborar con empresas, con colectivos... Y eso es lo que nos hace más fuertes. De eso no hay ninguna duda.

–Los jóvenes, ¿forman parte de los objetivos de este año?

–Tenemos un proyecto de Intercambio de Juventud, donde los jóvenes se van a otros países durante un curso completo, acogidos por familias rotarias, con responsabilidades sobre ellos como si fueran sus hijos, y luego ellos también vienen aquí. Rotary tiene claro desde 1921 que si hacemos que las personas de un país entiendan más a las personas de otro país, será más difícil de haya un enfrentamiento bélico. Y eso es algo que todos nuestros proyectos llevan: la pieza angular de la paz. Es una de las bases fundamentales de nuestra organización.

–¿Con qué países están colaborando en la actualidad?

–Colaboramos con todos los países que podemos. Donde alguien vea nuestra rueda rotaria, nuestro símbolo, ahí hay una obra rotaria. Solamente tenemos problemas con Afganistán y Pakistán, debido a la situación política que atraviesan. Tenemos un gran proyecto desde hace mucho tiempo, que consiste en lograr la erradicación de la polio en todo el mundo, la gran pandemia que azotó a la población infantil durante décadas, ya suprimida en Occidente. Estamos luchando para avanzar, pero en esos países han matado a bastantes rotarios ya, y es muy difícil lograr ese progreso. Además, África es nuestro punto débil, sobre todo, Mozambique, el país más pobre del mundo.

Compartir el artículo

stats