Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habla la mujer del montañero fallecido en los Picos de Europa: "Habían pasado cinco días, pero no te esperas algo así"

Elvira Fernández no maneja hipótesis sobre lo sucedido a su marido: "Solo sé que apareció fuera de la zona prevista"

Puente del Zardu, al inicio de la canal del Texu, saliendo de Poncebos hacia Bulnes. | LNE JOSE PANDAL

Las decisiones que se toman en la montaña no siempre son fáciles de explicar y de interpretar. Influyen numerosos factores, entre ellos el goce estético, el afán de explorar nuevas vías, el placer de superar un reto. ¿Qué le sucedió al gijonés Javier Amigo en su recorrido de Poncebos a Bulnes? Imposible saberlo a ciencia cierta. A la vista del lugar en el que su cuerpo fue hallado, algunos expertos empleaban ayer esta comparativa: es como si alguien, para dirigirse de Oviedo a Gijón, en lugar de optar por la autopista «Y» decidiese ir hacia Pola de Siero para coger la Autovía Minera; y que además esta fuese una alternativa escarpada, peligrosa y «muy difícil», según la calificación en las aplicaciones para aficionados a la montaña. La opción directa y sencilla era la canal del Texu; la compleja, la que toma un tramo de la ruta del Cares, hasta la canal de Estorez, y se dirige a la canal de Amuesa, para después enfilar a Bulnes.

Elvira Fernández, esposa del fallecido, declaró ayer a este periódico que se encuentra «un poco más tranquila, porque ya apareció», dentro de la aflicción propia de una tragedia de esta naturaleza. Aunque ya eran cinco los días de búsqueda infructuosa, «nunca se espera por una cosa así», indicó. La mujer, que se mostró «muy agradecida» a los equipos de búqueda, no maneja hipótesis sobre lo sucedido: «No tengo ni idea. Solo sé que apareció fuera de la zona prevista». Elvira Fernández aún no podía concretar los planes de despedida de su marido: «Tenemos que hablarlo toda la familia», indicó.

Compartir el artículo

stats