Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan un caso de sumisión química sufrido por una menor en Gijón

La afectada dio positivo en MDMA tras su traslado al hospital después de acudir a una fiesta en un barrio de la ciudad

La Policía Nacional ha abierto una investigación tras recibir la denuncia de una gijonesa, menor de edad, que ha sido víctima de un caso de sumisión química. Los agentes tratan de confirmar cómo se produje el ataque, que ocurrió en la madrugada del sábado al domingo en las fiestas del barrio de Montevil, según confirman fuentes de la comisaría de El Natahoyo. La denuncia fue presentada el domingo, 31 de julio.

La persona afectada fue trasladada al Hospital de Cabueñes, donde se confirmó que presentaba restos de MDMA en el organismo. Se está recuperando de lo ocurrido, pero ya ha puesto en conocimiento de la Policía Nacional todo lo que recuerda de esa madrugada.

Una de cada tres violaciones se produce bajo sumisión química

Los datos del Instituto Nacional de Toxicología de los últimos cinco años indican que aproximadamente en el 33% de las agresiones sexuales, es decir, en una de cada tres, los agresores han cometido la violación gracias a que la víctima estaba bajo la sumisión química, es decir, bajo los efectos del alcohol, las drogas o fármacos sedantes o ansiolíticos que provocan un estado de inconsciencia o semiinconsciencia que genera confusión y dificulta el reconocimiento del hecho.

La sumisión química es un tipo de agresión en que se droga a las víctimas para poder abusar sexualmente de ellas. En España se ha puesto en el foco en los últimos meses, a raíz de las múltiples denuncias de mujeres que han sido víctimas de estas agresiones y se han sentido desamparadas por las autoridades.

La mayoría de las drogas utilizadas en estos contextos son prácticamente imperceptibles para la víctima y entre los efectos secundarios más frecuentes se encuentran la pérdida de memoria y la pérdida de consciencia.

Compartir el artículo

stats