Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La adquisición municipal de la última finca para ampliar Cabueñes, "muy avanzada"

El Ayuntamiento rechaza expropiar la parcela, en manos de particulares, y medita hacerse con ella mediante una compra directa o una permuta

El Hospital Universitario de Cabueñes. | Marcos León

La primera fase de ampliación del Hospital de Cabueñes ya es una realidad. El presidente del Principado, Adrián Barbón, anunció anteayer –junto a la ministra de Sanidad, Carolina Darias; el consejero de Salud, Pablo Fernández; y la alcaldesa de Gijón, Ana González– que las obras empezarán el próximo 19 de julio, con finalización prevista para principios de 2025. Si bien el proyecto completo cuenta con una segunda fase, de la que aún quedan flecos pendientes. En concreto, falta por adquirir el último de los terrenos necesarios –de 5.044 metros cuadrados– para la expansión del centro hospitalario. Una parcela que se encuentra en manos de particulares. "Todos los trámites están muy adelantados", aseguró ayer Marina Pineda, concejala de Hacienda y portavoz del gobierno municipal.

Para la adquisición del terreno, el gobierno local tiene tres opciones: la compra directa a los propietarios, el intercambio por otros terrenos o la expropiación. Desde el Consistorio, por el momento, solo barajan las dos primeras. "Contamos con llegar a un acuerdo pronto", asevera Pineda. En total son nueve las parcelas sobre las que se fundamente el proyecto completo de la ampliación de Cabueñes: cuatro ya adquiridas, otras cuatro permutadas recientemente con el Grupo Quirón y esta última, aún en manos de particulares.

En cuanto a las parcelas de Quirón –permutadas por dos terrenos municipales en Nuevo Gijón en los que el grupo sanitario construirá un hospital privado– todavía se encuentran a la espera de ser formalizadas con la modificación del PGO y la elaboración del Plan Especial necesario para el proyecto del hospital, aunque la permuta de los terrenos con el Ayuntamiento ya esté aprobada por el Pleno. También faltaría que el gigante sanitario materialice su opción de compra sobre las cuatro parcelas de Cabueñes. Cuando todo ello esté resuelto, el Ayuntamiento cederá los terrenos al Principado, al igual que ocurrirá con la parcela cuya adquisición se sigue negociando a día de hoy. Mientras tanto, la primera fase de ampliación del Hospital de Cabueñes seguirá adelante, tal y como ya está previsto.

A medida que vayan avanzando los trabajos de ampliación en el primero de los terrenos –situado al este del complejo hospitalario– se irán solventando los flecos pendientes: tanto la adquisición de la parcela que falta como la materialización final de la permuta con el Grupo Quirón. Y es que en el caso de la última parcela –la situada más al este del Hospital de Cabueñes– se construirían, tal y como figura en el proyecto de ampliación, varios viales de acceso y zonas verdes. Es decir, no afectaría a la primera fase de expansión. Al igual que el resto de terrenos de la parte sur, que entrarían ya en la segunda.

En primer término, la finca sobre la que se ampliará el hospital, con la parcela que negocia el Ayuntamiento a la izquierda. Ángel González

La primera fase –que comenzará en apenas dos semanas– dotará al Hospital de Cabueñes de 51.232 metros cuadrados más, que se sumarán a los cerca de 61.000 metros cuadrados construidos que actualmente tiene el centro hospitalario. En definitiva, el nuevo bloque –destinado al centro de la actividad asistencial– duplicará el espacio total. Además, cabe recordar que el terreno sobre el que se hará la primera fase de ampliación, se trata de una parcela de 16.520 metros cuadrados –valorada en 1,6 millones de euros– cedida el 13 de enero del 2020 al Ayuntamiento de Gijón por Beyos y Ponga.

La adjudicataria –UTE FCC-Los Álamos– dispone de 29 meses para finalizar una obra que constará de de ocho plantas distribuidas en seis alturas: cuatro de ellas asistenciales, dos técnicas, un semisótano y un sótano. Las plantas intertécnicas –de menor tamaño– se destinarán a mantenimiento. El semisótano tendrá accesos independientes directos por el exterior y acogerá los servicios centrales de farmacia, esterilización, almacenes y el vestuario personal, entre otras instalaciones. En el nivel menos dos habrá una cámara sanitaria destinada al saneamiento e instalaciones.

En cuanto al resto de pisos, la planta baja se dedicará a las Urgencias y Diagnóstico por imagen, mientras que en la segunda se dispondrá el servicio de diálisis, los gabinete de pruebas funcionales y los despachos médicos. El tercer piso contará con un área quirúrgica –con 19 nuevos quirófanos, dos unidades de recuperación postanestesia y una de cuidados posquirúrgicos. En la quinta planta se dispondrán el hospital de día oncohematológico; los laboratorios de Hematología y Hemoterapia, Bioquímica, Microbiología y Urgencias; y las consultas de hematología, incluyendo el banco de sangre. El último piso acogerá la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y las áreas de descanso para los sanitarios de guardia. Se trata de una primera fase de ampliación, mejora y ordenación del complejo hospitalario gijonés que se completará más adelante con una segunda –y última– en la que se incluirá el derribo del inmueble de consultas externas, el más antiguo del hospital.

Compartir el artículo

stats