Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La renaturalización del Piles empezará con la supresión de azudes y durará 18 meses

La eliminación del anillo navegable se incluye en la primera fase de un proyecto que el Ayuntamiento espera iniciar antes de que acabe 2022

El río Piles a su paso por la zona del anillo navegable. | Pablo Solares

El proyecto de renaturalización del río Piles, para cuya ejecución el Ayuntamiento acaba de conseguir 2,8 millones de financiación europea a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia al que se unirán otros 400.000 euros de cofinanciación municipal, arrancará con la eliminación de todas las barreras físicas que impiden el fluir natural de las aguas del río, incluidas las soleras de los azudes y su infraestructura asociada. Eso supone que la desaparición del anillo navegable, motivo de conflicto desde que el Ayuntamiento iniciase actuaciones en el Piles, estará entre esos primeros trabajos de un proyecto que tiene una duración prevista de año y medio.

El planteamiento municipal es que esta primera fase de trabajo físico se pueda iniciar el próximo mes de noviembre. Aunque un mes antes ya estarían operativos los planes de gobernanza, comunicación y sensibilización que conforman los ejes transversales del programa. Pero, ojo, el cumplimiento de ese cronograma depende de lo que tarde ahora la Fundación Biodiversidad, entidad dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, en transformar la actual aprobación provisional de la financiación europea en definitiva y hacer llegar la resolución al Ayuntamiento para que se puedan licitar los trabajos. El interés del equipo municipal, confirmado por el edil de Medio Ambiente, Aurelio Martín, es poder empezar antes de final de año.

Si se pudiera cumplir el cronograma que el Ayuntamiento incorporó al proyecto que envió a la convocatoria de ayudas de la Fundación Biodiversidad la renaturalización del Piles sería una realidad en marzo de 2024. Aunque habría otros 18 meses más, hasta septiembre de 2025, comprometidos para un plan de medición y seguimiento de indicadores de la situación del río.

Esos primeros trabajos sobre el terreno de eliminación de azudes coincidirían en el tiempo con operaciones de aportes de grueso calibre al lecho del cauce para mejorar el hábitat físico –ambas se prolongarían durante unos tres meses– para prolongarse con labores de supresión de revestimientos laterales del cauce en la zona de escolleras. El objetivo de este paso es ensanchar el cauce del río para minimizar los impactos de las crecidas del agua en el parque fluvial. Luego el plan de trabajo se centra en el canal de derivación de aguas del río Peñafrancia al Piles. Estos trabajos, en el calendario inicial de obras, se pautan entre febrero y julio del año que viene.

Luego llegaría, para rematar toda la operación, el proceso de generación de un gran bosque de ribera de 37.575 metros cuadrados junto al parque fluvial. El eje de esa parte del proceso es un trabajo de ampliación de zona verde con una duración de ocho meses y que se completa con una mejora del espacio público en el entorno.

De las diez medidas que integraban el proyecto para el Piles que el Ayuntamiento de Gijón hizo llegar a la Fundación Biodiversidad han quedado excluidas de financiación europea dos: la ampliación del puente de La Coría y la generación de una senda peatonal en Las Mestas que conllevaba la demolición, y restitución en otro punto, de dos edificios del Patronato Deportivo. La Fundación Biodiversidad considera que esas actuaciones no tienen relación directa con la renaturalización del río pero el Ayuntamiento mantiene su intención de hacerlas con fondos propios, sobre todo el arreglo del puente que consideran ayuda a ensanchar el río y lograr una mejora a su paso por esa zona.

El Grupo: «Confiamos en la palabra de la Alcaldesa de que se mantendrá el piragüismo»

Los ecologistas urgen a licitar, adjudicar e iniciar las obras para que un posible cambio en el gobierno local no frene la renaturalización del río

M. C.

Antonio Corripio, presidente del Grupo Covadonga, entidad que ha impugnado judicialmente la adjudicación de contratos vinculados al proyecto de renaturalización del río, valoró ayer como «una buena noticia que se hayan conseguido fondos europeos para el arreglo del Piles». Aunque expresó su confianza en que se siga manteniendo la práctica del piragüismo en el mismo. «Nosotros estamos muy tranquilos porque tenemos el compromiso de la Alcaldesa de que se va a poder navegar en el río. Un compromiso no sólo adquirido con nosotros en una reunión sino expresado por ella públicamente a continuación ante los medios de comunicación», aseveró. «El compromiso de la Alcaldesa es claro, y nosotros confiamos en su palabra», añadió, entendiendo que el compromiso de Ana González es que haya condiciones para «una práctica segura y regular del piragüismo en el río».

Corripio indicó que, mientras la Alcaldesa les manifestó su compromiso, «hay actuaciones administrativas llevadas a cabo por la concejalía de Medio Ambiente que no se alinean claramente con dicho compromiso, de ahí que exista una controversia judicial abierta». El presidente del Grupo insistió en que «el compromiso de la Alcaldesa es claro y nosotros confiamos en su palabra». Y opinó que la supresión del anillo navegable «no se entendería cuando el Principado ha firmado un convenio con la Federación Nacional de Piragüismo para promover este deporte». Además, recordó que el Grupo ha facilitado que Gijón logre acoger un torneo de tenis ATP 250 al ofrecer sus pistas, lo que supone «promoción para la ciudad».

Desde Ecologistas en Acción, en cambio, se urgió ayer al Ayuntamiento a que licite y adjudique la obra y, si es posible, que la inicie antes de que acabe el mandato «para que no pase algo parecido con el bulevar de Santullano en Oviedo, que un cambio político en la administración lo paralizó cuando ya se habían conseguido fondos europeos para hacer una actuación que nada tiene que ver con la original». Ecologistas en Acción es la organización que propuso al Ayuntamiento la renaturalización del Piles, planteamiento bien acogido por la administración local, que al final elaboró un proyecto aún más ambicioso que el inicial. Ramos destacó «el buen trabajo realizado por el Ayuntamiento». «De haber sido otra propuesta no habría pasado por delante de otras 279 para la obtención de fondos europeos, como así ha sido», subrayó.

Al portavoz de Ecologistas en Acción sí le gustaría que también hubiera una mayor intervención en el tramo del río comprendido entre El Molinón y la desembocadura. Y confía en que el Ayuntamiento introduzca alguna mejora en este espacio, en base a propuestas del Instituto Carlos III.

Compartir el artículo

stats