Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radio Taxi Ciudad de Gijón firma su disolución tras ocho años por los "desacuerdos internos"

Los amarillos dejarán de dar servicio esta misma semana | De los 34 socios que quedaban, 20 irán a los verdes y 14 a los rojos: "Es una pena"

Taxistas gijoneses en la calle Sanz Crespo. Juan Plaza

Radio Taxi Ciudad de Gijón firmó su disolución el pasado 1 de agosto. Los amarillos dejarán de operar esta semana por las calles de la ciudad después de fundarse en enero de 2014. Ocho años largos, explica Ildefonso Llorente, en los que "se intentó dar el mejor servicio y cuidar a los clientes". Los "desacuerdos internos" respecto a la estructuración de la cooperativa han derivado en la disolución por falta de personal y de trabajo suficiente para todos. "Es una pena desaparecer después de tanto trabajo", lamenta Llorente, que será uno de los 14 taxistas que formarán parte de Radio Taxi Gijón, los rojos. Los veinte restantes que quedaban en los amarillos comenzarán a trabajar en Radio Taxi Villa de Jovellanos, los verdes, que contará con 203 coches, el 65,9 por ciento del total de las licencias del concejo, que son 308. La plantilla de los rojos quedará formada por 84 socios. Los 21 taxistas sobrantes trabajan de forma independiente.

La cooperativa de los amarillos nació por la marcha de decenas de taxistas que por entonces trabajaban para los verdes y que estaban en desacuerdo con sus condiciones laborales. Comenzaron 90 socios, pero con el paso de los años fueron disminuyendo por desavenencias internas hasta que no pudieron soportar el abandono de la última tanda de veinte taxistas. "Quedamos 34 y con esa cantidad de trabajadores era imposible", apena Ildefonso Llorente. Parte de ellos regresarán a los verdes y otros tantos seguirán su vida laboral en los rojos.

"Empezaron con mucho sentimiento y poca cabeza", valora Faustino Roque, de los verdes, sobre la disolución de sus compañeros amarillos: "La llegada de estos taxistas, con los mismos derechos y deberes que el resto de la plantilla, nos va a hacer más fuertes, traduciéndose en un mejor servicio para la ciudad". Y es que será hoy cuando empiecen a trabajar las últimas nuevas incorporaciones, que fueron llegando de forma escalonada desde el pasado 1 de agosto. Roque opina que la llegada de veinte de los 34 socios que quedaban en los amarillos en esta última etapa –75 de los 90 que empezaron– se debe a que "somos la compañía mejor estructurada y con más perspectiva de futuro". "Esta disolución no es más que una evidencia de lo difícil que es dar un buen servicio y mantenerlo en el tiempo", concluye Roque, quien ya tiende la mano para sentarse a negociar una posible fusión con los rojos: "Si pudiéramos hacer una absorción ya la hubiéramos hecho".

Además, Faustino Roque recalca que las nuevas incorporaciones "llegan con los abrazos abiertos" y que los que optaron por irse a los rojos lo hicieron "por motivos personales más que por económicos". "Tenían las puertas abiertas para incorporarse con nosotros, como las tenían todos", subraya Roque, que asegura estar "encantado" del regreso de aquellos taxistas que en su momento dejaron atrás la cooperativa para iniciar su nueva vida en los amarillos.

Por su parte, desde la cooperativa de los rojos, Sergio Pacho, asegura que están dispuestos a sentarse a negociar con los verdes una hipotética fusión de cooperativas: "En su momento ya hablamos de una posible fusión con los amarillos, pero ahora el escenario es diferente. Podemos hablar, pero no hay ninguna intención de fusionarse a día de hoy". Respecto a la disolución de los amarillos, Pacho recalca que "ha sido de mutuo acuerdo". Hasta 14 de los 34 socios que quedaban en los amarillos llegarán a las filas de los rojos, a su juicio, por motivos relacionados con "el trato más familiar con los clientes". "Los demás valoran lo que dejaron atrás", opina.

Compartir el artículo

stats