Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zima reabre el plan para hacer eólicos en El Musel y pide 128.000 metros cuadrados

El Puerto da un mes de plazo para recibir contraofertas | La ingeniería se hará con la concesión en septiembre si no tiene competidores

Puerto de El Musel Marcos León

La Autoridad Portuaria de Gijón ya ha iniciado la tramitación para otorgar la primera concesión de espacio en la ampliación de El Musel para fabricar generadores eólicos marinos. La solicitud la formalizó hace unos días la ingeniería Zima Equity Investmets. Se trata de la segunda petición que esa empresa hace para ocupar ese espacio, después de que el Puerto tuviera que anular la primera tramitación debido a los reparos que puso la Abogacía del Estado y que han obligado a reiniciar todo el procedimiento.

Zima ya había solicitado en diciembre del año pasado 128.005 metros cuadrados en concesión en el Muelle Norte de la ampliación de El Musel. El problema es que cuando hizo esa petición aquel espacio tenía la calificación de "comercial", en el que sólo se podía dedicar a la carga, descarga y acopio de mercancías, la actividad más frecuente en los puertos. En el mismo no se contemplaba la posibilidad de implantar una actividad fabril, por lo que el Musel tramitó ante Puertos del Estado un cambio de uso de ese 120.000 metros cuadrados en la ampliación a "complementario auxiliar", en el que sí se admite la actividad industrial. Ese cambio de uso del suelo es el que obligó a reiniciar el procedimiento para otorgar plenas garantías jurídicas.

La ingeniería pide 119.000 metros cuadrados de uso industrial y otros 9.005 para almacén y acceso

decoration

Ahora Zima ha vuelto a solicitar el mismo espacio, 128.005 metros cuadrados, pero efectuando algunas modificaciones y ajustes en su proyecto inicial para encajar la actividad industrial en 119.000 metros cuadrados que admiten ese uso, mientras que los 9.005 metros cuadrados restantes los destinan a actividades de almacenamiento, logística, accesos y otras dotaciones, que sí tienen cabida en terrenos portuarios con calificación comercial.

Ante la nueva solicitud de la concesión, la Autoridad Portuaria ha abierto un plazo de un mes para que otras empresas puedan presentar contraofertas de proyectos similares y para el mismo espacio. Es lo que se denomina trámite de competencia, mediante el que el Puerto se asegura el otorgamiento de la concesión al proyecto que le resulte más ventajoso. El reparo de la Abogacía del Estado que obligó a anular la tramitación de la primera solicitud de Zima del pasado diciembre estaba relacionado precisamente con la posibilidad de que tras el cambio de uso pudieran pujar por ese suelo empresas que no lo hicieron con anterioridad.

La inversión, de 75 millones, aspira a fondos europeos, pero no depende de su obtención

decoration

La inversión prevista por Zima para este proyecto adaptado a los nuevos condicionantes de uso del suelo ronda los 75 millones y, de cuajar, supondría la creación de unos 800 empleos, de ellos, 300 directos. El grupo industrial, con presencia a través de otras empresas en diversos sectores de la economía asturiana, cuenta con la tecnología para fabricar generadores eólicos flotantes y también con la financiación para desarrollar el proyecto, para el que han solicitado fondos europeos, pero cuya materialización no depende de su obtención, según fuentes consultadas.

En el caso de que el Puerto no reciba contraofertas a la propuesta de Zima, la concesión previsiblemente se le otorgaría el próximo mes de septiembre. Al tiempo que ha vuelto a formular su solicitud, la ingeniería está buscando emplazamientos alternativos en otros puertos de España ante el riesgo de que algo vuelva a torcerse en su proyecto para El Musel, cuya construcción Zima preveía haber iniciado el pasado mes de mayo para comenzar a fabricar aerogeneradores entre finales de 2024 y principios de 2025.

Tras su primera solicitud, Duro Felguera presentó una contraoferta, pero para hacerse con los 380.000 metros cuadrados libres en el Muelle Norte, espacio que en su mayor parte tiene pendiente de culminar la tramitación de su cambio de uso. Moncobra también envió en su día una carta de intenciones al Puerto, interesándose por 200.000 metros cuadrados en la ampliación para fabricar los grandes molinos eólicos.

El "Nehir", semihundido, en el Muelle Norte.

Licitado el mantenimiento del "Nehir" por un año tras 17 meses semihundido en El Musel


Diecisiete meses después de que el "Nehir" fuera remolcado semihundido hasta El Musel después de haber sido hundido por su tripulación frente a las costas de Ribadeo, para intentar ocultar un alijo de tres toneladas de cocaína, su quilla al sol se ha convertido en parte del paisaje del Muelle Norte, donde está inutilizando unos 70 metros de atraque en su tramo final. Un panorama que tiene visos de ir para largo, ante lo que la Autoridad Portuaria de Gijón acaba de licitar por el procedimiento de urgencia la contratación del servicio de conservación y mantenimiento de ese buque semihundido por el plazo de un año, con un presupuesto de 198.440 euros, IVA incluido. El barco no podrá ser izado a tierra para su desmantelamiento hasta que así lo ordene el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, que es el que dirigió la operación antidroga. Mientras tanto, no se puede siquiera extraer del buque el combustible que aún hay en su interior y que ya originó un derrame al poco de llegar a El Musel. Además de controlar que no se produzca contaminación por hidrocarburos, otro de los riesgos de los que hay que estar pendiente es que el barco acabe de hundirse por completo, lo que haría más difícil y costosa su extracción a tierra en cuanto así lo autorice el juzgado. El Puerto pagará al adjudicatario mes a mes cantidades variables, en función de los trabajos que se vayan realizando incluyendo el mantenimiento de las barreras, defensas y amarres con periodicidad semanal.

Compartir el artículo

stats